top of page
  • Victor Vásquez

Victor Vásquez / Perú entre dos fuegos (6 de 7)

El Perú y su democracia entre dos fuegos

corrupción e impunidad


1. Voto obligatorio y promesas al por mayor

Los ciudadanos de a pie y otros, somos convocados obligatoriamente cada cinco años para elegir un presidente, y a los 130 miembros del Congreso. De igual manera, cada cuatro años elegimos a Gobernadores y Consejeros regionales. Alcaldes provinciales, distritales y regidores. Nos han explicado y repiten por todas las formas, que este acto electoral, es uno de los fundamentos esenciales de la democracia, “elegir y ser elegido”.

Todo ese acto electoral, es presidido por una campaña ruidosa y de expresión de colores a todo dar. Los de a pie nos mareamos, con tantas promesas transmitidas por todos los medios habidos y por haber, publicidad que nos induce a votar, por él que aparenta tener la varita mágica del cambio. La experiencia nos indica, que tal como está estructurado el sistema, el votar es algo como la firma de un cheque en blanco, que entregamos a favor de los elegidos.

Algo que llama la atención de nosotros como electores, es ese gusto eterno por tropezar continuamente con la misma piedra, siempre elegimos al peor y a lo mejor por naturaleza o cuestión de ADN colectivo, somos auto suicidas políticamente, porque es la única forma de explicar porque seguimos eligiendo como presidente a aprendices y aventureros de la política, a congresistas que tienen como propósito hacer del curul el mejor negocio de su vida; elegir a gobernadores y alcaldes15, que no tienen visión de región y de país menos pero sí de mucha “capacidad” para llenar de obras inconclusas e improductivas.


No podemos seguir permitiendo, que nos dejemos ganar por la expresión: “así somos los peruanos, qué más da.”


2. Encandilados, por la cuota de poder

Tenemos serios problemas entre nosotros, somos un país desintegrado y con heridas sin restañar. Existe una pugna de grupos por tener su propia cuota de poder, pero no para beneficiar a las mayorías, sino para el enriquecimiento personal, aprovechándose de los altísimos niveles de corrupción existentes en la estructura del Estado y, del analfabetismo político de las mayorías.

En los Centros Poblados Menores16, se organizan en comités pro distrito, las empresas políticas en su canasta electoral ofrecen elevar a la categoría de distrito a centros poblados con regular caudal electoral y desde el propio Ejecutivo, se incentiva la creación de nuevos distritos. Este mayor fraccionamiento del territorio, no corresponde a ningún plan de desarrollo, más por el contrario, es la presión de grupos de intereses locales. Cada distrito nuevo genera un costo mayor.


3. Burocracia como cancha.

Una mirada al mapa del Perú y nos encontramos con 24 regiones, 196 provincias, (2 provincias, con regímenes especiales) y 1874 distritos. La región Ancash cuenta con 166 distritos, que representa cerca del 9% de los existentes.

No nos basta acaso, con el tamaño de burocracia que tenemos, que esta burocracia tenga por resultado lograr que el 68 % de las obras se encuentren paralizadas y que por su incapacidad consigan que el 65 % de los recursos para inversión17, no se ejecuten. Por lo tanto, es claro que en el balance de costo beneficio resultamos con cifras en rojo.


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page