top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Vlado Castañeda / Discurso y gestión pública (2 de 2)

El discurso presidencial de 28 de julio, una mirada desde la gestión pública


Por otro lado, respecto a un segundo aspecto relacionado a las preocupaciones de ¿Cómo Hacerlo?; se tiene el abordaje den 13 materias sectoriales (1) (aparte de salud y educación ), la perspectiva es aclarar cómo se harán realidad en virtud de la necesidad de recursos, lo cuales hoy son escasos por la atención de la pandemia y sus efectos directos; además se requiere de un buen nivel de capacidades que se deben poner a disposición para actuar con eficacia y eficiencia y generar no solo una buena cobertura sino la calidad del servicio público que requiere el ciudadano y la sociedad. Esto requerirá de un trabajo articulado desde cada sector del Poder Ejecutivo y de una buena disposición por parte del Ministerio de Economía y Finanzas, siendo de alto interés ver cómo le están dejando las cosas el Gobierno Saliente y disponer las medidas para contar con la capacidad de gestión política y técnica en el desarrollo la gestión pública desde cada Ministerio (para ello es vital contar con excelentes equipos técnicos y buena toma de decisiones). También debo precisar que ha habido algunos sectores que no fueron mencionados como relaciones exteriores; desarrollo e inclusión social de forma sistémica, y justicia; en los cuales es importante considerar también el enfoque de la política general de gobierno.


Un tercer aspecto es lo asociado a medidas que generan cierta incertidumbre en hacerlo realidad por su dificultad y pertinencia; sin entrar en la calificación de ser mala o buena la medida; aquí me permito comentarles los siguientes temas debatibles: Ingreso libre a las universidades públicas (gradualmente, pero complicado por contexto de insuficiente oferta educativa); Creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología (analizar entorno a esto la gobernanza y transversalidad del tema); tratamiento a delincuentes extranjeros para que abandonen el país (como se va a valorar estos aspectos y el desarrollo de acuerdos internacionales al respecto); propuesta de un servicio militar para los jóvenes que no trabajan ni estudian (en que contexto se va a valorar esto y circunstancias de aplicación); rondas campesinas fiscalicen la ejecución de la inversión pública (en que nivel y con qué enfoque metodológico); participación de personal de las Fuerzas Armadas en la ejecución de proyectos de desarrollo (establecer roles y responsabilidades diferenciadas de las entidades ejecutoras y financiadoras); la aplicación del Criterio de Rentabilidad Social (superior a la licencia social, abordaje para no aumentar los costes de transacción de la inversión) y el Nuevo Pacto con los Inversores Privados (requiere de un abordaje consensuado); sobre la mejora de los Tratados de Libre Comercio (esto requiere de un abordaje con cada país involucrado por ejemplo China o EEUU o con bloques comerciales como es el caso de la Unión Europea); y la Comisión Ejecutivo – Legislativo para la creación de un Nuevo Sistema de Protección Social (donde se puede considerar lo avanzado recientemente por el anterior gestión Congresal y asimismo la opinión de la ONP y el MEF). Como verán, en todas estas medidas se requiere de un esfuerzo importante de la gestión ministerial, y del gabinete ministerial en su conjunto, así como un buen abordaje comunicacional y un gran despliegue de capacidades y recursos para su cumplimiento; en virtud de lo cual luego de concretarse se valore su sostenibilidad.


Añadiendo valor a este análisis, también es preciso resaltar algunos ítems que no se abordaron en este mensaje presidencial y que pueden resultar de interés para afianzar la gestión del gobierno; así tenemos en Salud, quedó ausente el tema de la tecnología sanitaria (que nos puede ser de utilidad para acceder a nuevos tratamientos para luchar contra la COVID y NO COVID, así como los dispositivos médicos innovadores); en Educación, se tocó poco sobre el tema de Reforma Universitaria y quedó ausente el tema de Deportes; en Seguridad, se habló poco sobre la Policía y no se tocaron los temas de la lucha contra el Narcotráfico y el Terrorismo; en la Lucha Anticorrupción, no se hablaron los temas de Transparencia ni Lavado de Activos; y en los aspectos socio-económicos no se habló de manera sistémica e integrada de los aspectos relacionados a la Pobreza (habiendo aumentado en 3 millones de personas la pobreza) y Competitividad (requiriéndose para impulsar el desarrollo económico en el país y a nivel descentralizado) y no se tocaron los temas de Déficit fiscal e Impuestos (requiriéndose considerar estos elementos para cubrir los gastos previstos en el propio discurso mas lo que ya se viene haciendo desde el Estado).


Finalmente, en lo relacionado a la Asamblea Constituyente, se debe valorar como hará el gobierno para insistir de manera tangible en esta propuesta, bajo la lógica de hacerlo en el marco de la ley y con los instrumentos legales que la propia constitución vigente proporciona; puesto que reconoció el Presidente que la actual constitución no contempla la figura de una Asamblea Constituyente, ni la elaboración de una Nueva Constitución. Al respecto a nivel propositivo debemos estar atentos al anuncio de presentación ante el Congreso (respetando escrupulosamente el procedimiento) del proyecto de ley de reforma constitucional de lo previsto en el artículo 206º de la Constitución vigente (entiéndase para contemplar la posibilidad de ir por un proceso de asamblea constituyente ) que, tras ser analizado y debatido por el Parlamento, espera el actual Presidente de la República, pueda ser aprobado y luego sometido a ratificación en referéndum popular. Aquí la tarea del Ministerio de Justicia será clave para que todo se haga en el marco de la Ley y el Gobierno reciba un adecuado asesoramiento técnico – legal constitucional y lo que s proponga como proyectos de ley desde el Ejecutivo no configuren hechos erróneos o perdidas de esfuerzo político, que hoy se necesita en aspectos prioritarios para la población. Pero también debemos tener en cuenta que mientras tanto; se puede trabajar en temas de reforma constitucional puntuales y/o necesarias, por la urgencia que marque la nueva normalidad que vivimos.


Ahora lo que toca es esperar la presentación del Gabinete Ministerial en el Congreso de la República, en atención a lo dispuesto en el Artículo 130° de la CPP, donde se indica que dentro de los treinta días (30 días) de haber asumido sus funciones, el Presidente del Consejo concurre al Congreso, en compañía de los demás ministros, para exponer y debatir la política general del gobierno y las principales medidas que requiere su gestión, que se tendrá que hacer en el marco de lo dispuesto en el discurso presidencial de este 28 de Julio, oportunidad para precisar propuestas, indicar que implica y como se van a lograr (por lo menos las prioritarias y las que están en zona de incertidumbre) para tener claridad de lo propuesto por el gobierno; debiendo resaltar la importancia de todo esto en virtud de que en dicha presentación también el Presidente del Consejo de Ministros plantea al efecto cuestión de confianza, lo cual debe generar un ámbito de gobernabilidad en el país; que a la luz de los hechos políticos que estamos viviendo son sumamente necesarios para ir por una senda de mejoría y desarrollo económico y social en nuestro país.



Referencias:

- El autor, Experto en Políticas Públicas y Descentralización. Docente Universitario.

- (1) En materias como la minería; vivienda, construcción y saneamiento; la producción; la agricultura y desarrollo rural; mujer y poblaciones vulnerables; ciencia, tecnología e innovación; seguridad ciudadana; defensa; cultura; lucha contra la corrupción; transportes y comunicaciones; comercio exterior y turismos; protección y desarrollo del medio ambiente; y protección social.


43 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page