top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Zulema Manrique / Simbiosis industrial (2 de 2)

¿Qué es la Simbiosis Industrial?

La simbiosis industrial es un instrumento de planificación estratégica mediante el cual los desechos o subproductos de una industria o proceso industrial se convierten en materias primas para otro. La aplicación de este concepto permite que los materiales sean utilizados de una manera más sostenible, a lo cual contribuye la implantación del modelo de economía circular. La simbiosis industrial crea una red interconectada que se esfuerza por imitar el funcionamiento de los sistemas ecológicos naturales, en los cuales la energía y los materiales se recirculan continuamente sin producir desechos. Este proceso contribuye reducir la huella ambiental de las actividades involucradas, se reduce el consumo de materias primas vírgenes, y se reduce la eliminación de residuos destinados a vertederos. La simbiosis permite recuperar y crear valor a partir de materiales que de otro modo serían desechados, favoreciendo que mantengan su valor durante más tiempo.


Las estrategias de simbiosis industrial se pueden activar entre las empresas presentes en una determinada zona o región, y en áreas industriales o “clústeres” sectoriales. La presencia de un clúster, de una red o de otros organismos de coordinación, facilita la colaboración entre sectores afines o complementarios, y ayuda a organizar los intercambios entre empresas. Mediante la simbiosis industrial, las empresas pueden crear ventajas competitivas y mejorar su eficacia ambiental, su rendimiento económico general, y generar condiciones que incentiven a las empresas a participar en alianzas estratégicas y aumentar su rentabilidad y su competitividad.


Beneficios de la Simbiosis Industrial


• Reducir los costes de eliminación de subproductos, excedentes y desechos.

• Generar nuevos ingresos a partir de residuos y subproductos reaprovechados.

• Reducir el depósito de residuos en vertederos y las emisiones de gases de efecto invernadero.

• Abrir nuevas oportunidades de negocio.

• Generar beneficios ambientales.

• Mejorar las condiciones de vida y la seguridad de la comunidad.


El desarrollo del modelo de simbiosis industrial en las ciudades se inicia con la definición del llamado “Distrito de Simbiosis Industrial” o “Parque Eco-Industrial”. Su objetivo es integrar a las industrias del ecosistema urbano en la economía social a través de la creación de oportunidades económicas compartidas, ecosistemas mejorados, y vías innovadoras de fomento de prácticas comerciales responsables. Estos distritos o parques han de ser los responsables de promover en su entorno la eficiencia en el uso de los recursos, las prácticas de economía circular, contribuir a cerrar la brecha entre las ciudades y las industrias, y enfocar la gobernanza urbana hacia la sostenibilidad integral.


Dentro del territorio del ecosistema urbano y sus áreas de influencia los citados “distritos” pueden estar integrados, entre otras, por las siguientes áreas de actividad:


• Alimentación y Agricultura

• Residuos urbanos

• Construcción

• Energía y recuperación energética

• Uso y distribución de agua

• Aguas residuales

• Metal y plástico

• Transporte, distribución, almacenamiento y logística


Las estrategias de simbiosis industrial se fundamentan en la creación de “Redes” y “Programas” basados en la adopción del principio del flujo de información, y la recopilación y distribución de datos sobre insumos y productos de las empresas. Esto facilita la colaboración entre las diferentes actividades de un determinado territorio, y fomenta el intercambio de recursos. El papel de las citadas redes en el desarrollo sostenible regional debe centrarse en plataformas que propicien interacciones entre las partes interesadas. Además, las estrategias y políticas en materia de simbiosis industrial se verán incentivadas por la acción simultánea de los antes mencionados “clústeres”.

Por esta vía, las partes interesadas se benefician de la red de diferentes maneras: las empresas mejoran directamente su rendimiento ambiental y su rentabilidad¬; la sociedad gana en prosperidad económica; el medio ambiente se ve favorecido por el menor consumo de recursos, la reducción de la huella de carbono, y la disminución de materiales desperdiciados en vertederos; y las administraciones locales y regionales se benefician de un sistema mejorado de gestión y gobernanza que permite generar empleo, y por el aparecimiento de las oportunidades derivadas de nuevos modelos de negocio.


El éxito de un Distrito de Simbiosis Industrial dependerá de la buena colaboración y coordinación entre las diversas redes de empresas participantes, así como del apoyo y asistencia que presten las diferentes entidades a la hora de facilitar las herramientas de estímulo necesarias para implementar las infraestructuras que este modelo requiere.


14 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page