top of page
  • Foto del escritorCarlos Ginocchio

Carlos Ginocchio / Cualquier tiempo pasado (1 de 2) 



Cualquier tiempo pasado fue mejor, es parte de las ‘Coplas por la muerte de su padre’ o ‘Coplas a la muerte del maestre don Rodrigo’, escritas por el poeta español Jorge Manrique (1440-1479), entre noviembre de 1476 (su padre murió el 11 de ese mes) y antes de 1479, cuando falleció el vate. Es una de las grandes y más apreciadas obras de la literatura española. En mis años de universitario, memoricé las tres primeras coplas, de las cuarenta que componen el poema.

 

Independiente a la calidad de la métrica, el ritmo y la finura del lenguaje, el contenido es valioso conceptualmente, pues expone la transitoriedad de la vida y la fugacidad de éxitos y fracasos, la muerte igualando a todos (decía un sabio que los acaudalados solo se llevan dos metros cuadrados de terreno, y con las actuales incineraciones, menos de uno), la vanidad como la mayor debilidad del hombre y las cosas mundanas como forjadora de esta, la importancia del ejemplo para dejar una buena memoria, y la vida como un sendero que transitamos hasta su epílogo, e ingreso a eternidad, en la cual cree el autor.

 

Personalmente, descreía la autenticidad de los tiempos pasados como mejores, pues el hábito de los seres humanos es recordar los buenos momentos y olvidar los crueles, además que el advenimiento de las nuevas tecnologías, en especial en áreas como la Medicina y las Comunicaciones, hizo la vida más saludable y cómoda. Aunque el COVID-19 demostró que seguimos siendo frágiles y vulnerables, las soluciones en forma de vacunas fueron logradas con mayor rapidez que aquellas para las epidemias de viruela en el siglo XX, o la ‘peste negra’ que, en el siglo XIV, produjo la muerte de 200 millones de personas en Europa.

 

Afirmaba el filósofo presocrático Heráclito, en el siglo V ac, “todo fluye”, todo cambia, y en muchos sentidos he percatado que el poeta Manrique tenía razón en muchos aspectos como “cuán presto se va el placer; cómo después de acordado, da dolor; cómo a nuestro parecer cualquiera tiempo pasado fue mejor”.

 

Hace unos días recibí un video donde durante el musical ‘A beautiful Noise’, enfocado en la vida de Neil Diamond, y presentado en Broadway, en 2022, apareció el cantante e interpretó, a sus 81 años y con la enfermedad de Parkinson, la canción ‘Sweet Caroline’, compuesta por el mismo en 1969. Ante una gran cantidad de público, joven, adulto y mayores, no solo fue muy aplaudido, sino que además le acompañaron de coro. Esa misma semana me alcanzaron el video de Engelbert Humperdinck cantando con Angélica María, ‘Cuando me enamoro,’ a sus 86 y 78 años respectivamente.

 

Paul McCartney celebró sus 80 años en un concierto, en 2022, ante 60 mil personas, acompañado de Bruce Springsteen, con 72 años, y Tom Jones deleitó a su público chileno en Viña del Mar, con ‘Delilah’, canción que, estúpidamente, ha sido prohibida en el estadio de rugby en Gales debido a que su letra contiene connotaciones violentas, en un deporte que sin duda es más que violento. De pronto me vino a la mente la comparación de estos, y otros como Elvis Presley, Frank Sinatra, Camilo Sesto, y Los Beatles, por mencionar algunos de esa época, con los actuales Bad Bunny, Daddy Yankee, y Nicky Jam, y entonces el verso de Jorge Manrique cobró vida y ‘el verbo se hizo carne’.

 

Me propuse indagar en otras áreas de la actividad humana. En el fútbol, Pelé, Maradona, Cruyff, Garrincha y Zidane, a todas luces fueron superiores a Messi, Cristiano, Haaland y Mbappé. En el boxeo, Alí, Durán, Leonard, Frazier, Bonavena, Monzón, Hagler, Arguello – y sin ir más atrás con La Motta, Dempsey, Robinson, Marciano – sobresalieron más allá de Manny Pacquiao, Tyson Fury, Arsen Goulamirian, o Saúl Álvarez. En la política la orientación es más clara, pues la comparación – independiente a los idearios - de Haya de la Torre, Ramiro Prialé, Luis Bedoya, Ernesto Alayza Grundy, Alfonso Barrantes, Henry Pease, Fernando Belaúndey Sandro Mariátegui, con los actuales ‘innombrables’, es claramente señal del deterioro de los tiempos, que se acentúa más si cotejamos los presentadores y programas de la televisión nacional.


 

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page