top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Carlos Ginocchio / Dislates agrarios (2 de 2)


Según Infomercado el 21 de julio de este año, Agrobanco desembolsó en el primer semestre S/ 426 millones a 41 mil productores. El presidente Castillo, en su discurso en el Congreso, manifestó que a través del Fondo AgroPerú se destinaron S/ 960 millones en créditos en ‘condiciones accesibles’ (estimo subsidiados) a 77,340 pequeños productores (no indicó si están incluidos los créditos del Agrobanco). Estas colocaciones fueron a tasas de interés de 3.5% anual (Fondo AgroPerú), lo que implica existe un subsidio del Estado para colocar a ese precio. En buena hora, si se destina el financiamiento a quien lo necesita para su crecimiento, capitalización, y futuro acceso al sistema financiero formal, pues dicha tasa no es sostenible en el mediano plazo.


La presencia única del Estado no es suficiente para atender a 728,000 sujetos de crédito que no cuentan con financiamiento formal, aún con la oferta del presidente Castillo de destinar S/ 1,400 millones en 2023. El monto requerido – además de la capacidad operativa y logística – sería de aproximadamente S/ 12,000 millones, y con la tasa de AgroPerú, el subsidio estaría en el orden de los S/ 8,000 millones. En resumen, diez veces el presupuesto del MIDAGRI. Las políticas del Estado deben estar orientadas al acercamiento de todo el sistema financiero al campo, ya que hoy este otorga más créditos al pequeño emprendedor agrario que la institución estatal.


El presidente de la República anuncia que cuentan con un padrón de productores agrarios de 426,000 registrados para la entrega de urea, y se espera alcanzar 1 millón a fin de año. Si el Censo 2012 registró 2.2 millones de productores, no me explico por qué no se utiliza esa información para detectar los productores que necesitan apoyo. Como conclusión, es importante contar con datos reales para implementar políticas con impacto social, eficaces y sostenibles.


9 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page