top of page
  • Foto del escritorFabiola Morales

Fabiola Morales / Retiros de AFP ¿gasto o inversión? 



El Congreso de la República ha aprobado esta semana, por séptima vez y una gran mayoría, la posibilidad de que, los afiliados a las AFP que lo soliciten, podrían retirar hasta 20,600 soles de su fondo de pensiones, es decir 4 UIT. Una decisión que ha sido considerada populista por algunos y necesaria por otros.

 

En principio, los ahorros de los trabajadores y las empresas formales no se tocan, son para cuando llegue el día de su jubilación, o para casos excepcionales de grave enfermedad. Sin embargo, por distintos motivos, entre ellos, el caso de pandemia COVID-19, se ha legislado en el sentido de permitir excepciones de retiros, como el de ahora.

 

Las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) durante estos años, han dado beneficios razonables de ganancias a sus afiliados, con base a las inversiones que realizan en distintas carteras financieras a nivel nacional o internacional y que fluctúan de acuerdo a las Bolsas de Valores. Sin embargo, sus asociados siempre han considerado que se llevan un porcentaje importante por esta administración y que no siempre aciertan en sus decisiones.

 

Por tanto, hay afiliados que estiman que ellos mismos, recurriendo a otras instituciones financieras de fondos, podrían obtener mayores beneficios. Esta es una de las razones, por las que, pasados los años de funcionamiento de las AFP, algunos quisieran retirarse del sistema que, como es lógico, ha previsto sus candados.

 

Hay otros afiliados que desean obtener parte de sus fondos para obtener un inmueble o para empezar un negocio que vislumbran exitoso. Como los hay quienes desean pagar sus deudas u obtener beneficios con una mirada, muchas veces, de corto plazo. En cualquiera de estos escenarios, se desvirtúa el objetivo que es el de prever una jubilación en la cual, las necesidades de manutención, salud y cuidados, se lleva un presupuesto importante.

 

El peor de los escenarios es el de quienes sin conocimiento de finanzas o negocios y sin responsabilidad alguna, con una visión de cortísimo plazo, retiran parte de sus fondos de jubilación para “gastarlos” hoy, sin pensar en el futuro, en el momento en que las personas ya no están en capacidad de trabajar. ¿Qué sucederá en ese momento que algunos calculan será catastrófico para la mayoría de jubilados peruanos en el 2054?

 

A la ley que ha aprobado el Congreso de la República y que –si bien el Ejecutivo ha anunciado que observará seguro se aprobará por insistencia– le hace falta prever esta situación del largo plazo; más aún cuando nuestra pirámide poblacional, está volteándose aceleradamente debido a que muchos matrimonios no quieren tener hijos o desean solo uno o dos, con lo cual, no se produce el recambio generacional y el Perú tendrá una población importante de personas mayores y pocos jóvenes.

 

Se supone que, cuando llegue este momento, los ojos de los jubilados se volverán hacia ”papá Estado”. Pero, ¿cuál es el Presupuesto del Estado, de dónde se provee si no es de los bolsillos de las empresas privadas y de los mismos trabajadores y ciudadanos, de los inversionistas nacionales o internacionales?

 

El reto del futuro siempre tiene que enfrentarse con visión de largo plazo “guardando pan para mayo” más cuando los cambios tecnológicos veloces y constantes, parecen pintarnos un futuro incierto para el trabajo, incluso de los jóvenes que no se preparen para la innovación y la resiliencia, conceptos claves para elaborar estrategias laborales técnicas, económicas y políticas.


 

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page