top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Manuel Bernales / Paradojas de la democracia (8 de 8)


La construcción, reconstrucción y aplicación de valores, principios y normas éticas en la vida cotidiana, “de paje a rey”, en todo lo ancho de la vida en sociedad y en sus dimensiones territorial ecológica, económica financiera, social cultural y política.


Ser de pesadillas, quimeras, pasiones, razones e ideales, el ser humano es también un ser de valores. Y en este nuevo siglo, un elemental sentido común nos dice que de valores abiertos a la Trascendencia. Cabe recordar que André Malroux, refiriéndose al siglo XXI, dijo que será religioso o no será.


Un mundo en el que el infierno no sean los otros porque éstos son la condición esencial sin la cual es imposible existir y lograr la “vida buena” y un buen gobierno a su servicio. Esto cae ya en la filosofía y sugiero acceder a: unesco.org/shs/philosophy


La economía mundo, la sociedad mundo, la política mundo, la cultura mundo, parafraseando a Inmanuel Wallerstein, vive asediado por fundamentalismos destructores, inseparables de todas las grandes religiones monoteístas, cada una de las cuales se reclama la verdadera: en los Estados Unidos de América, en la India, en Paquistán, en Arabia Saudita, en Israel, en Palestina, en estados de la ex Unión Soviética, en los de la ex Yugoslavia...


Todas las aludidas en diferentes momentos, a veces en el mismo escenario, usaron la guerra contra otras y sus elites dirigentes entre si o contra los sectores dominados, aniquilaron o causaron grave daño a seres humanos y sus obras de civilización en nombre de la verdad y del bien.


Desde perspectivas latinoamericanas y caribeñas es indispensable caminar decididamente a la vez que forjar un pensamiento estratégico propio, no reflejo, partiendo de, o incorporando, el pensamiento bolivariano, martiano, morazánico, así como el de Valle, Artigas y otros próceres y fundadores de nuestras Repúblicas; sin dejar de valorar y asumir la contribución de latinoamericanos y caribeños a la educación, la ciencia, la novela, la poesía o el ensayo. o de personas que asumieron positivamente nuestra realidad y proyectos viniendo desde el exterior. [10]


La educación, así, a secas, para indicar todas sus formas, modalidades o niveles, tiene un papel insustituible en la realización de la vocación humana de la sociedad y de las personas.


Por esto reclamamos que sea universal, accesible a todas las personas a lo largo de toda su existencia y a la vez de la mejor calidad.


Por que si la educación, especialmente para las grandes mayorías no crece en excelencia probablemente sea más bien infecunda para el desarrollo y la seguridad humana en democracia y fértil en frustraciones, desencantos, sufrimiento o muerte.



Referencias:

[10] Sobre lo dicho ver el importante libro de Francisco Delich, “Repensar América Latina” editorial Gedisa Buenos Aires, setiembre 2005; y los trabajos colectivos entre la UNESCO, FLACSO, CLACSO, CEPAL México y asociados, de cuya versión asumo la responsabilidad de su presentación, no de su autoría, aunque contribuí a la formulación de sus varias versiones: flacso.org.ar/publicaciones/novedades/15L.htm




4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page