top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Roxana Orrego / Ruralidad Minagri y Ciberpunk

Del sector rural, el ministerio de agricultura y el ciberpunk


La pandemia nos enfrenta a un tiempo que nos exige mayor sostenibilidad y mayor acceso para el uso de tecnologías. A nivel de gobierno y sociedad nos ha mostrado la profundidad de nuestras brechas sociales, brechas que en relación al sector rural llegan a niveles críticos.


En esa escisión se hace muy difícil transitar hacia un desarrollo económico sostenible. Ya decía William Gibson, padre del ciberpunk, que “el futuro ya está aquí, sólo que desigualmente repartido”, visionando así un futuro que combinaría tecnología avanzada con un bajo nivel de vida.


El 98 por ciento de los agricultores rurales no tienen RUC y son invisibles al sistema financiero a pesar de representar más del 25 por ciento del trabajo rural. Por ello, mientras el gobierno prioriza su incorporación y damos el tan ansiado salto tecnológico que haga posible el gobierno electrónico, una salida inmediata es asegurar que la producción agraria familiar esté asociada a las compras públicas. En esa ruta, el Congreso dio una buena señal al aprobar la Ley de compras estatales de alimentos de origen de la agricultura familiar, la cual falta ser promulgada por el Ejecutivo.


Es vital asegurar liquidez a nuestros agricultores quienes a la fecha sólo han recibido S/ 41 millones de los 2,000 ofrecidos por el Gobierno en junio. Al no haberse previsto mecanismos efectivos para asegurar su desembolso antes de la campaña agrícola, es probable que 600,000 agricultores pierdan su siembra, cifra equivalente a aproximadamente el 30 por ciento de los agricultores rurales.


¿Qué impidió que se busque la intermediación del Banco de la Nación, del Agrobanco, de microfinancieras y cajas rurales desde un inicio para que el FAE AGRO se desembolse de forma más efectiva e inyecte recursos frescos al campo para asegurar e impulsar una mayor producción en época de crisis?


Todo negocio ha sufrido ajustes y rediseños para prevalecer y superar la crisis. En ese camino, en el sector rural la aplicación de nuevas tecnologías y las ayudas económicas del Estado son muy útiles, pero tienen un largo camino que recorrer para evitar seguir sentados en un banco de oro viendo cómo se acrecienta nuestra pobreza. Es sabido que las economías más prósperas y competitivas del mundo son las que cuentan con mejores modelos de colaboración y protección social. La Colaboración es imperante y no existe sostenibilidad sin colaboración.


El agro peruano necesita ser entendido en su real magnitud. En octubre el gobierno anunció el cuarto rediseño o “rebautizo” del Ministerio de Agricultura girando una vez más el timón sin saber a dónde va. El problema del agro rural no se soluciona con un cambio de nombre de los mismos intentos. Mientras tanto, el gran gigante dormido, que es nuestra Amazonía y su adecuado desarrollo, han sido nuevamente relegados, prometiendo así un poco más de lo mismo: más deforestación, más incendios, más informalidad, más actividades ilícitas, más pobreza.


370 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page