top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Yaneth Arteta / Perú: brechas entre pruebas moleculares y casos positivos


Durante todo el proceso del COVID-19 en el Perú, tanto las cifras oficiales y de otros canales han servido para elaborar las tendencias de la infección, desde que se presentó el primer caso en marzo del 2020. En todas estas semanas se han implementado diversas estrategias para mitigar los nuevos casos de la enfermedad, no obstante, la secuencia del incremento ha mostrado gran resistencia a dichas intervenciones.


Hemos elaborado un análisis sobre la evolución de la incidencia o casos nuevos por semana en relación al número de pruebas moleculares, y paralelamente relacionar las tendencias con las intervenciones que el gobierno efectuó para la prevención del COVID-19. El análisis conlleva a dar una mirada tanto en números absolutos como en proporciones. En el siguiente cuadro podemos apreciar el número total de pruebas moleculares por semana desde el 13 de abril al 20 de junio 2020, y los resultados positivos por cada semana, así como la variación de proporciones porcentuales.


Podemos notar que hasta la semana 11 se incrementaron las pruebas moleculares para la identificación de casos de infección, entre las semanas 12 y 13 el número de pruebas disminuye para nuevamente incrementarse en las dos últimas. Así mismo los casos de infectados muestran cifras que disminuyen y aumentan a lo largo del periodo de 10 semanas. Llama la atención que en la semana 11 ante un mayor número de pruebas moleculares se registrar un menor número de casos positivos (21.9%), de la misma forma el mayor pico de proporción de caos positivos se da en la semana 7 (38%). Es en la semana 13 que nuevamente se produce un repunte de casos de infección llegando al 37.2% aunque sin superar a la proporción de la séptima semana. Después de la semana 13, la proporción de caos nuevos baja de 37.2% a 28.7%, que de alguna forma estos resultados nos indicarían la disminución de la infección, aunque no es preciso perder de vista las semanas anteriores con disminuciones y elevaciones.


¿Qué paso en las semanas 7 respecto a las normas de prevención del COVID-19? En la semana 6, se reactiva escalonadamente algunos sectores económicos como la agroindustria, las bebidas no alcohólicas la manufactura y el sector textil, al mismo tiempo que se incrementa el acercamiento social de la población inmersa en estas actividades, posiblemente y producto de ello la semana 7 muestra la mayor proporción de los casos positivos por prueba molecular. Las siguientes semanas a pesar de que se incrementaron las pruebas hasta la semana 11 la proporción de infectados disminuye.


¿Qué paso en la semana 13, porque el nuevo pico de infectados nuevos? Coincide con la segunda fase de reactivación económica y la aglomeración social. Las medidas que se toman son principalmente en los focos de infección, mercados y bancos, y probablemente ello desencadene en menores proporciones de las incidencias como lo vemos entre las semanas 14 y 15.


En el siguiente gráfico podemos apreciar el numero de casos nuevos respecto al número de pruebas moleculares por semana, a lo largo de 10 semanas, desde el 13 de abril hasta el 20 de junio. Notamos que la brecha entre el número de pruebas y positivos se va abriendo hasta la semana 11 que alcanza la máxima apertura lo que implica un menor número de infectados respecto a un mayor número de pruebas moleculares, para nuevamente cerrarse hasta la semana 13 justo en la reactivación de la segunda fase y mayor aglomeración de personas (a menor pruebas hay mas infectados); hacia las siguientes semanas 14 y 15 se incrementaron las pruebas y la tendencia se aplica a un menor número de casos nuevos, la brecha nuevamente se abre hacia una mayor proporción de no infectados, aunque la tendencia aun no es consistente en mantener esta brecha y menos a la mayor apertura de ella.



En el segundo gráfico que mostramos a continuación, en porcentajes del número de pruebas y los casos positivos. Notamos que en la semana 7 hay una mayor contracción de la brecha, dado la mayor proporción de casos positivos, cuya tendencia llega a la semana 11 a la mayor apertura y por consiguiente menor proporción de casos positivos, para cerrarse nuevamente en la semana 13, tendencia que consigue abrirse hacia la semana 14 y 15 donde los casos positivos aun se mantienen y no muestran signos consistentes de una disminución de casos nuevos.



Ante estas circunstancias, finalmente la tercera fase de reactivación de la economía programado para el primero de julio, precisa de mayores ajustes y cumplimiento estricto de protocolos, especialmente en el transporte interprovincial, que será la gran prueba de fuego para el futuro inmediato de la pandemia en nuestro país, que de alguna manera la inmovilización de personas por falta de transporte habría obrado, un tanto a favor de la contención de la infección. No podemos soltar la soga cuando el virus esta aun jalando fuertemente de ella.

82 visualizaciones0 comentarios

Commenti


bottom of page