top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Alejandro Velazco / Emprendedores a formalizar (5 de 7)

Conclusiones principales de las Mypes en el Perú 2000-2019-2020


PRIMERA CONCLUSION. Es “indispensable tener claro el rol económico y social de continuo progreso de las cinco (5) categorías de empresas que operan en el Perú y que han convivido en armonía e informalidad del año 2,000 al 2019”: (1) Microempresa, (2) Pequeña empresa, (3) Mediana empresa, (4) Gran empresa y (5) Empresa corporativa.

En una economía social de mercado aceptada universalmente aplicado como modelo de progreso económico y social en el Perú que debe perfeccionarse para continuar la senda del desarrollo sostenible y sustentable en el tiempo.

SEGUNDA CONCLUSION. El “principal actor económico del Perú” del “milagro del crecimiento económico del Perú del año 2000 al año 2019” son los “emprendedores de la MYPE por lo siguiente:


- Las Mypes “dieron trabajo entre el 88.9% y el 87.2% de la PEA sin subsidios y limitado apoyo del estado”

- Las Mypes han contribuido en “mantener un nivel de ocupación del 96.1% de la PEA” con una desocupación de solo el 3.9%

- Las Mypes contribuyeron en hacer crecer el Producto Bruto Interno per cápita US$ 1,962 a US$ 7,109 en el período del año 2000 al 2019

- Las MYPES han contribuido con “bajar la pobreza total del 35.5% del 2009 al 20.2% en el 2019” que lamentablemente subió al 30.1% con la pandemia del Covi-19.

- A pesar que las Mypes “han contribuido a una paz social creando espacios económicos productivos con poca o ninguna ayuda del Estado” gracias a las instituciones microfinancieras que ha permitido la inclusión financiera de las Mypes informales y promover la formalidad para acceder a mejores condiciones crediticias.

TERCERA CONCLUSION. “Las razones del entorno económico” que hizo posible que la MYPE sea “el principal actor económico” del año 200 al 2019 se dio gracias a:


- Una “política fiscal responsable” de los gobiernos de turno que se financió con los impuestos recaudados y a pesar que solo se utilizó sólo entre el 70% y el 80% del “Presupuesto Público del Gobierno Central” aprobado por el Congreso.

- Al respecto el saldo del 30% y 20% no utilizado por los Gobiernos Regionales en “Proyectos de inversión social y económico” fue por corrupción, falta de sustento técnico y/o proyectos y/o incapacidad de gestión, que pudo generar un mejor resultado económico para el Perú.

- Una “política monetaria independiente” administrada profesionalmente por el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP)” que dio como resultado una “baja inflación” y un tipo de cambio estable (Ver Anexos 1 y 2)

- Una “política de Promoción de inversión privada a nivel nacional e internacional” a nivel de Gobierno Central para los grandes proyectos mineros, agrícolas y de infraestructura que contribuyeron hacer del Perú más competitivo.

- El apoyo crediticio profesional de las Instituciones microfinancieras en particular las Cajas Municipales de Ahorro y Crédito (CMACs) las Cajas Rurales de Ahorro y Créditos (CRACs), EDYMPES que han convivido con la informalidad de las Mypes por más de 30 años creando “espacios económicos productivos” con mucho éxito y así evitar una exposición social en el País.

- Crecimiento de las exportaciones generadas por la Minería y Agroexportación quienes han provisto de divisas con un “dólar estable” durante los últimos 20 años alrededor de S/. 3.50 por dólar para comprar insumos, maquinaria, equipo y tecnología tal como se puede visualizar en los Anexos 2 y 3.

- El crecimiento del Turismo que contribuyo en la generación de empleo y divisas para el Perú y que es con la Minería y Agroexportación el futuro económico del Perú en corto y mediano plazo con mayor impacto económico.

TERCERA CONCLUSION: El “alto costo de la formalidad de la MYPE” limita y/o impide la “inclusión financiera, tecnológica y social” para acceder al crédito, crecer empresarialmente, utilizar tecnologías apropiadas e integrarse a la comunidad y llegar a ser medianas y grandes empresas y que se debe a las siguientes observaciones y/o hechos:

- Una legislación MYPE de espaldas a la realidad que hace que el 80% sea informal, legislación que normalmente es complicada y costosa que impide el crecimiento para la formalidad legal, tributaria y laboral para el nivel de actividad de la MYPE.

- Para encontrar la solución legal, económica y social es indispensable entender con absoluta claridad la realidad de las cinco (5) categorías de empresa que conviven el Perú.

- Esta realidad se debe a un IGV único del 18% y el 9% de EsSalud que es confiscatorio para la MYPE que limita tener recursos para cumplir con la “formalización Tributaria” y la “formalidad laboral”, y poder “acceder ingresar a créditos de mayor cuantía y más baratos” que permita el “financiamiento de infraestructura, tecnología y capital de trabajo” y evolucionar hacia la “Mediana empresa” hacia la “Gran Empresa” que es lo que requiere el Perú para “garantizar un salario digno” sobre la base de la “generación de espacios productivos eficientes y competitivos” para la población.

- “La corrupción” y el “desconocimiento de la realidad económica y social de la MYPE y la MAPE que realizan una actividad lícita” perjudica la “formalización” ya que los emprendedores han logrado formar un capital en vehículos, inmuebles y otros bienes y no pueden sustentar el origen licito de su adquisición por la falta del pago de impuestos y la bancarización de sus operaciones que no pudo ser cumplida en su oportunidad por desconocimiento y/o costumbres y/o condiciones del mercado.

CUARTA CONCLUSION. La “actitud Inquisidora de muchas Autoridades Municipales, Tributarias y Laborales” donde normalmente “no son parte de la solución”, “son parte del problema” puesto que la mayoría sólo aplica “sanciones y multas”, no contribuyen y/o apoyan con la solución de las exigencias regulatorias de salubridad, seguridad y administrativas.

- La “formalidad legal” administrada por las Municipalidades, el Ministerio de Salud y otros Ministerios en la ciudad fiscalizan igual a la MYPE, a la mediana y a la gran empresa en la que “no hay una efectiva asistencia técnica ni apoyo” para solucionar las exigencias de la actividad económica que desarrollan los emprendedores MYPE.

- La “formalidad Tributaria” y la “formalidad laboral” es cada vez más exigente en el uso de tecnología de procesamiento de datos en la que sin duda permite una fiscalización más efectiva, pero que implica un mayor costo y exigencia para la MYPE puesto que requiere personal capacitado y costoso para la capacidad de pago que tiene, sobre todo en actividades de servicio y comercio que ocupa el 90% de las empresas MYPE.

QUINTA CONCLUSION. El “salvataje del Estado” con los “Préstamos de Reactiva” fue la medida más acertada del año 2020 para atenuar los estragos económicos en la MYPE causados por la pandemia del Covi-19. El programa se inició con S/ 30,000 millones, posteriormente, mediante el Decreto Legislativo 1485 se amplió S/ 30,000 millones adicionales, llegando a S/. 60 000 millones, equivalentes al 8% del PBI cuyos resultados para la MYPE como el principal actor económico generador de empleo productivo es:

- Se habrían beneficiado un total de 501,298 empresas formales, de las cuales el 30.6% fueron de Lima, seguidas por las de Puno (7.5%) y Piura (6.7%)

- Si consideramos que las MYPES formales y/o bancarizadas beneficiarias de “Reactiva” emplean directa o indirectamente un promedio de 20 personas entonces ha alcanzado a 10 millones de trabajadores que constituyen más del 50% de la PEA y por ende más del 50% de la población que mantienen su trabajo.

- Este esfuerzo ha permitido mantener la cadena de pagos del 50% de la población, las cuales generan consumo familiar que hizo posible que más del 90% de las MYPES estén funcionando parcial o totalmente.


3 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page