top of page
  • Foto del escritorCarlos Ginocchio

Carlos Ginocchio / Banca de Desarrollo analizada (1 de 2) 



Definiciones y aclaraciones sobre la banca de desarrollo

 

La banca de Desarrollo (BDD) es objeto de muchas críticas en el Perú, debido a que sus detractores consideran que su aporte no es sustancial, y disfruta de recursos del Estado que consideran podrían utilizarse en asuntos más urgentes, especialmente cuando revisan la trayectoria de estas instituciones; sin embargo, estas tienen una presencia importan en todos los países de América, y en la mayoría del planeta, donde han conseguido importantes logros para el florecimiento de nuevas industrias, como sus contribuciones en el sector forestal de Chile, cuyas exportaciones en maderables fueron US$ 6,682 millones, en 2022, generando 120,000 empleos directos, y 170,000 indirectos, cuando Perú exportó  solo US$ 94 millones en 2020, pese a que nuestro territorio tiene un mayor potencial

 

Es importante establecer diferencias entre los diversos tipos de instituciones financieras que han existido y aún se desenvuelven en el Perú. Tuvimos la banca de fomento con la creación del Banco Agrario en 1931, el Banco Industrial en 1933, y el Banco de Vivienda (BDV) en 1962, los cuales cerraron en la década de 1990 generando elevadas pérdidas al Estado, cuando la política reemplazó al conocimiento y la técnica, pero durante medio siglo apoyaron a sus beneficiarios. Cabe mencionar que, con excepción del BDV (colocaba recursos no solo para la adquisición, sino también para la construcción y mejoramiento de viviendas), estas instituciones dirigían sus colocaciones al mantenimiento antes que a la inversión.  Posteriormente, aparecieron el Banco de Materiales (1980), el Fondo MiVivienda (colocaciones de ‘segundo piso’), y el Banco Agropecuario, en 2001, estas dos últimas instituciones aún vigentes.

 

Otro tipo de instituciones dirigidas al financiamiento de segmentos con menores recursos, fueron las mutuales, nacidas en Inglaterra en el siglo XVIII, organizaciones sin fines de lucro, basadas en principios de solidaridad y apoyo de los socios, quienes contribuyen a la financiación con sus cuotas, una metodología similar a las cooperativas de ahorro y crédito actuales, supervisadas por la SBS, pero estas últimas con fines de lucro. La Mutual Piura realizó una importante gestión hasta su cierre a fines del siglo XX. La ganancia es indispensable para la sostenibilidad de las instituciones, y es bienvenida en la medida que no se produzca en forma desmesurada como acostumbran los bancos comerciales en el país.

 

En 1981 aparecieron las Cajas Municipales (la Caja Metropolitana que inició operaciones en 1949, tiene otro régimen), cuyo éxito es indiscutible pues han logrado bancarizar a más de 4 millones de peruanos que, en su mayoría, no tenían acceso al sistema financiero, habiendo algunas destacadas como las CMAC Arequipa, Huancayo, Cusco, Piura, Trujillo, y Sullana, aunque esta última atraviesa serios problemas. Las CMAC son instituciones con fines de lucro, cuyas colocaciones tienen mayores tasas de interés por un superior apetito de riesgo, dado el segmento al cual se dirigen y, en el cual están especializadas.

 

La banca de fomento ha sido reemplazada por la denominada BDD, que presenta diferencias sustanciales con la banca comercial, y las CMAC. Todas tienen fines de lucro, pues es importante para su supervivencia y no atravesar situaciones de posible quiebra, pero la apetencia de la BDD es sustancialmente menor, lo necesario para continuar vigente. Tres diferencias adicionales, son que la BDD tiene origen estatal, se orienta a los créditos de inversión, con mayor énfasis a emprendedores organizados, y a la búsqueda del desarrollo de sectores productivos con potencial de crédito, pero por su mayor riesgo, los privados no atienden.

 

La Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras de Desarrollo-ALIDE, creada en 1968, estableció su sede en Perú por invitación de nuestro gobierno. Reúne 85 instituciones financieras de desarrollo de 22 países de América Latina y el Caribe, así como invitadas de Alemania, España, Francia, Portugal, Canadá, India, Rusia, y otros países. Me consta de la calidad de muchos de sus asociados como de la propia ALIDE, que otorgó a la entidad financiera peruana donde trabajaba en 2015, el premio al mejor producto de inclusión financiera en América Latina (‘Profundización Financiera’). La BDD tuvo sus inicios en 1945 con la aparición del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento-Banco Mundial (BIRF-BM), al que le siguieron el Banco Interamericano de Desarrollo (1959), el Banco Africano de Desarrollo (1964) el Banco Asiático de Desarrollo (1966), la Corporación Andina de Fomento (1970) y el Banco Islámico de Desarrollo (1973). 


 

3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page