top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Carlos Ginocchio / Frases de nuestros padres (2 de 2)


‘Don Creía murió de un bacinicazo en la cabeza’ era una frase común que decían nuestros padres cuando justificábamos un error, basados en una creencia, por supuesto sin comprobar su veracidad. No he encontrado el origen de la expresión, pero un refrán español está relacionado: ‘Don creí que, y don pensé que son parientes de tonteque’, y en mis exploraciones de Don Quijote de la Mancha, una frase de su escudero Sancho tiene algo que ver: ‘cree lo que tientes y veas y lo que no, no lo creas’.


‘Zamba canuta’, como ‘la vela verde’, según "Peruanismos" de Martha Hildebrandt, es ofender, agraviar y llenar de insultos y groserías a una persona, aunque en Bolivia, de acuerdo a la web jergozo.com se refiere a ‘cantarle las verdades que se merece’. La frase proviene de Chile donde aludía a una mujer zamba, de origen africano, llamada ‘Canuta’, que solía gritar sus pecados en público. Para Martha Hildebrand, ‘Vela verde’ “se remonta a la Santa Inquisición. Verde era el color del Santo Oficio: la gran cruz ceremonial, el campo central del estandarte, la cruz en la medalla usada por los inquisidores, la carroza en que se llevaba al acusado y los cirios a los lados del gran crucifijo colocado sobre un mantel de terciopelo dentro del ambiente del tribunal; todo era verde. Ricardo Palma comenta que, para 1760, los penitentes del Santo Oficio salían vestidos con sambenito (Túnica de los reconciliados), coroza (Cono de papel en la cabeza), soga al cuello, mordaza (Instrumento en la boca para impedir hablar) y vela verde en la mano. No había escena más humillante que esa.


La expresión ‘por las puras’ significa ‘en vano’ (me has hecho trabajar por las puras), y la jerga nacional la transforma en ‘por las huevas’, y en algún momento ‘por las wiflas (huiflas)’, esta última según el Diccionario de Americanismos de la Asociación de Academias de la Lengua Española, significa ‘negación o rechazo’. Aunque no encuentro el origen de la expresión, hay quien me comenta que se deriva de una acción filantrópica: ‘te ayudo a cambio de nada/por nada’, y el hecho de no exigir nada a cambio denotaba ‘pureza’, y de ahí la expresión


‘Vale la pena’ se traduce como la importancia de iniciar un emprendimiento, aunque el riesgo implique un castigo, entendiendo la locución ‘pena’ como la condena por un delito. No se tiene claro su fuente, aunque en la ‘Apología de Sócrates’, escrita en 399 a.C. por su discípulo Platón, figura la siguiente sentencia de su maestro: ‘una vida sin examen no merece la pena ser vivida’.


‘Hablar hasta por los codos’ se dice de quien es locuaz y habla demasiado de asuntos irrelevantes. Aparece en el ‘Diccionario de Autoridades’ de 1739, señalando es una ‘frase vulgar con que se pondera y exagera que alguien habla mucho’. La expresión fue usada por Quinto Horacio Flaco en su obra ‘Sátiras’, el siglo I a.C. Existen diferentes versiones sobre su naturaleza: algunos afirman se debe a que algunas personas tocan el codo del interlocutor para llamar la atención pues vislumbran no está escuchando lo que dice, y otros mencionan se debe a la esposa que toca los codos de su cónyuge, cuando en el tálamo, se está quedando dormido, y no atiende lo que le habla (blogs.20minutos.es/)


‘A la tercera va la vencida’, significa que al tercer intento se alcanza el objetivo. Existen tres versiones de su origen: el derecho penal en los siglos XVI y XVII imponía la pena de muerte al tercer robo. El profesor Correas afirma proviene de la lucha ‘cuerpo a cuerpo’, donde a la tercera caída de un contrincante, el oponente era su vencedor. El sacerdote Esteban de Terreros, en su Diccionario, menciona se debe a los tiempos de las milicias romanas, donde en la tercera fila estaban los veteranos y más capaces, a los cuales se acudía cuando las dos primeras hileras no lograban triunfar (blogs.20minutos.es/) También, se menciona el caso en la Primera Guerra Mundial, cuando en las trincheras los ingleses encendían sus cigarros, y al tocarle al tercero, recibía un balazo, más la explicación fue que con el primero se llamaba la atención al alemán, con el segundo, apuntaba, y con el tercero, disparaba. Tiene cercana relación con ‘no hay quinto malo’, que Carlos Abella en ‘Derecho al toro’, explica se debe a cuando en las corridas de toros, en el siglo XIX, no existía el sorteo de estos, y el ganadero reservaba el mejor para lidiarse en quinto lugar.


‘La ocasión la pintan calva’, es decir que las oportunidades deben aprovecharse cuando se presentan. En la Roma antigua se creía en la diosa ‘Ocasión’ o de la oportunidad, una bella mujer de cabello largo que le cubre el rostro, y calva por detrás. Con un cuchillo en su mano derecho se yergue sobre una rueda en movimiento, y cuando pasaba frente a alguien, este debía tomarla sin dudar, pues no tendría oportunidad de hacerlo si no obrara así.


Pelar las muelas’: esta expresión antigua se utiliza para referirse a la acción de reírse, aunque según el ‘Breve Diccionario de Piuranismos’, en ferianativa.com/, significa, también, ‘coquetear’.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo
bottom of page