top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Carlos Ginocchio / Los seguros en el agro


En nota de prensa del 22 de marzo pasado, MIDAGRI informa que aprobó la “Directiva N°001-2023-CD/FOGASA – procedimiento complementario para la operatividad del Fondo en el otorgamiento del cofinanciamiento del Seguro Agropecuario – Años 2023 y 2024”, asegurando el cofinanciamiento de las primas de seguros agropecuarios, refiriéndose a los seguros del ramo agropecuario, con registro en la SBS, que se comercializan en el mercado, donde el cofinanciamiento será de 80% de la prima comercial más el IGV. Dirigido a productores agropecuarios cuya actividad no exceda 10 hectáreas, en la actividad pecuaria, la suma asegurada no exceda 15 UIT, con alcance nacional. MIDAGRI afirma que el “principal propósito es brindar a aquellos agricultores que financian sus campañas agrícolas (se entiende con créditos del sistema financiero) la oportunidad de cubrir el monto del crédito, costos de producción o instalación de sus cultivos (estimo se refiere a la inversión del pequeño productor), o el valor comercial del producto pecuario”.


MIDAGRI también ha activado el Seguro Agrícola Catastrófico para afectados por intensas lluvias. Financiado 100% por el Estado alcanza los 24 departamentos, e indemniza S/ 800 por hectárea afectada. El Estado ha destinado S/ 80 millones en la presente campaña agrícola.


Culmina la nota mencionando “se trata de un mecanismo que otorgará a los pequeños productores préstamos directos, donde podrá pagar 20% de la póliza (el seguro que protege inversión) y el restante lo asumirá el gobierno”. Diferente al catastrófico más orientado a productores de auto consumo (1.2 millones según CENAGRO 2012); el referido en la nota de prensa, se orienta a pequeños productores (hasta 10 hectáreas), articulados al mercado, producen para negocio (nuestra despensa familiar), y cuentan con un crédito del sistema financiero (supervisado por la SBS). Es a nivel nacional y cofinancia campaña, instalación, y pequeños ganaderos.


Una buena noticia. Más allá de la nota de prensa no contamos con información de las características de este seguro comercial que protege la inversión contra eventos climáticos, que hoy ofrecen dos aseguradoras, y que al masificarse atraerá más competidores al mercado.


En 2016-2017, el producto lo tenía una aseguradora, y mediante Agrobanco, sus clientes arroceros en Sullana, afectados por la sequía, y los perjudicados por el Niño Costero, recuperaron su inversión. El producto estaba dirigido a campañas de mantenimiento (no para instalación), se otorgaba junto al crédito (era voluntario), protegía la inversión más allá del crédito (el sistema financiero, por lo general, otorga 70% a 80% de la inversión de la campaña, entendiendo el saldo como mano de obra) en base a un rendimiento esperado (Agrobanco cuenta con información de más de una década por zona y cultivo). El gobierno de PPK publicó un decreto destinando S/ 15 millones para el cofinanciamiento de este seguro, decisión que no se implementó.


Es una herramienta para atraer el sistema financiero al campo (solo 4% de sus colocaciones están en el sector agrario), y según CENAGRO 2012, 1.0 millón de productores están articulados a mercados, por ende, sujetos de crédito, representando un importante potencial para las ifis.


En abril 2022, el sistema financiero formal (no considera cooperativas ni Agrobanco sin información en la web SBS) colocó S/ 15 mil millones a 278,465 productores agrarios. Considerando el crédito promedio, quienes prestan a los pequeños y medianos son las Cajas Municipales, Cajas Rurales, Edpymes y Financieras (entre S/ 5,459 y S/ 30,351 el promedio de sus créditos), mientras que en la banca múltiple es S/ 365,563, orientada a la gran empresa.


En base a ello, 234,985 clientes del sistema financiero pertenecen a la pequeña y mediana agricultura (estimo menos de 20 hectáreas) con una colocación de S/ 2,586 millones. Ello implica que 760 mil productores potenciales, no acceden al crédito en el sistema financiero formal.


Dos aseguradoras privadas ofrecen el seguro comercial contra eventos climáticos, a un costo de 5% de la inversión (incluye IGV). En el actual escenario la inversión de estos 234,985 productores se estima en S/ 3,694 millones. Con un objetivo de crecimiento de 15% anual: 270,232 productores con crédito en el sistema formal con una inversión de S/ 4,248 millones de soles (campaña 2023-24), el costo de las primas para que todos cuenten con el seguro mencionado sería de S/ 212 millones. Si el Estado cofinancia 80%, un Fondo debería ser de S/ 170 millones (menos de 0.1% del presupuesto nacional en 2023).


Veamos el efecto de esta decisión. El sistema financiero considera el agro como sector de alto riesgo, por dos motivos esencialmente: 1) eventos climáticos 2) informalidad. Esta herramienta soluciona el primero.


La recaudación por IGV – el seguro agrícola debe exigir formalidad – ante una inversión de S/ 4,248 millones, se estima en S/ 648 millones Considerando solo el crecimiento en las colocaciones por el impacto del seguro, la recaudación sería de S/ 97 millones, permitiendo recuperar más de 50% del Fondo (el monto total se pagaría 4 veces con el total recaudado). Impulsa la reactivación de las empresas que se desenvuelven en las zonas rurales, como son las comercializadoras de agro insumos, y una mejora del clima social.


Es un paso relevante para el sector. Toca difundirlo, coordinarlo con los gremios y las ifis para hacerlo masivo, y de ser posible anexo al financiamiento. Es una medida clave de una real Segunda Reforma Agraria.



6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page