top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Carlos Ginocchio / Manual del tirano (2 de 3)


• Tras la toma de poder hay mucha inestabilidad. Para mantener el poder debes estar siempre alerta. Controla y pon en su lugar a cualquier persona que pueda llegar a ser un rival

• El más mínimo desprecio si no se aborda puede indicar a tus rivales que eres vulnerable.

• Los amigos por conveniencia esperan la oportunidad para derrocarte. No lo permitas. Todos los generales de la larga marcha con Mao murieron. Camilo Cienfuegos y el Che Guevara, que acompañaron a Castro, también murieron poco tiempo después, también los camaradas de Stalin.

• Deja bien claro lo que le sucede a la gente que desconoce o traiciona a su líder. Así acaban ellos y sus familias.

• Sé omnipresente. Debes tener ojos, oídos y músculos en los que puedas confiar en todo sitio, y asegúrate hacerlo a escondidas. El mejor aliado es una policía secreta despiadada.

• El asesinato y el caos son buenas tácticas, pero no solo debes gobernar con miedo, también es necesario aprovechar la codicia y comprar la lealtad. Quien dijo que no se compra el afecto, no se esforzó lo suficiente. Para que el círculo íntimo conserve su lealtad, el líder solo debe ofrecerles más de lo que creen obtendrán de otra persona.

• La manera eficiente de permanecer en el poder es dar sobornos a la coalición y la oportunidad de ser corruptos. ¿De dónde sale el dinero? La mayoría de estos regímenes son formas sofisticadas de cleptocracia, que implica robar los recursos de toda tu nación: paso 1 ) nacionaliza tus recursos naturales (petróleo, oro, gas natural), si son valiosos deben ser controlados por el Estado, es decir por ti. Paso 2) pon a tu gente a cargo. No saquees tu país sin que tu equipo sea el encargado de tomar las decisiones. Paso 3) controla todo el comercio, fija precios artificialmente altos, retén bienes para crear demanda y agrega algunos impuestos exorbitantes

• Un tirano astuto conoce el valor de compartir. Si no lo haces acabarás muerto en poco tiempo. Y si eres inteligente, también reservarás un poco para compartir con la gente común: carisma intercalado con miedo, dale regalos a los más pobres, aunque no les sirvan para dejar atrás la miseria.

• Domina la manipulación psicológica. El dictador exitoso humilla a todos los que le rodean. Incluidos sus aliados más cercanos. Lo hacen desde el principio para que comprendan las reglas del juego.

• Nadie es imprescindible, Para sobrevivir debes tomar decisiones difíciles. Tus emociones no pueden interponerse, aunque se trate de tu familia. No dudes en arrestarlos, detenerlos, torturarlos o matarlos, si es necesario.

• Recuerda lo que dijo Maquiavelo: es mejor ser temido que amado, pues cuando la gente te teme, puedes controlarla. El buen uso del terror puede traer un beneficio inesperado: ganarte el corazón del pueblo. .

• Usa el ejército para conseguir apoyo. Recluta a personas que te sean leales. Amín lo hizo con gente de su propia etnia.

• Elige un chivo expiatorio. Todo tirano sabe que su país está formado por seres humanos con emociones, y las emociones son manipulables. Acusa a alguien más por los males que enfrentan las masas. Hitler lo hizo con los judíos. Stalin culpó a los kulaks, granjeros adinerados. Gadafi a los empresarios italianos en Libia. De esa manera te ganas la confianza, el apoyo, y la legitimidad de las masas.

• Las instituciones legales pueden operar como barreras. Desmantélalas y debilítalas, especialmente aquellas que sirven para controlar tu poder. Luego, usa la ley contra cualquier chivo expiatorio.

• Antes que el pueblo se queje, dales una buena razón para mantenerlos callados. Aplica dolor, la tortura sirve para disuadir a la gente de oponérsete, y es mejor que el asesinato pues la persona sigue viva.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page