top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Carlos Ginocchio / Una Piura que se fue (6 de 7)


54. Algunos personajes pintorescos que vale mencionar, son: a) "El Capi", quien hacía las funciones de seguridad y vigilancia en el Club Grau, impedía que la gente se "zampe" a las fiestas, arrojaba del club a los menores de edad que se excedían de tragos, y a los que armaban escándalos o broncas; b) don Pompilio Gutiérrez, el célebre 'inyector', si podemos usar este sustantivo. Realmente, don Pompilio se puede jactar de mayores logros que Alain Delon o Frank Sinatra. No hay derriere en Piura que haya escapado de sus manos. Fue el hombre de los inyectables en nuestra época, y era muy común escuchar de nuestros padres "pórtate bien o llamo a Pompilio. Ello me hace recordar que previamente a él, lo hacía una señora a quien llamábamos 'Balda', y que el Amarcord - al más puro estilo de Fellini - me la ha grabado bajita, rechoncha y con lentes oscuros, casi como una aparecida; c) "Felipillo", peluquero delivery, pues al llamado se apersonaba a los domicilios, y su corte era con máquina, quedando el cliente como "alemán; d) Carlín, el gran maestro cerrajero de la calle Junín, quien era capaz de fabricar llaves hasta para huir de Alcatraz y Sing Sing; e) Pêrenpenpén, también conocido como ‘El Joven’, con una figura quijotesca, siempre se acercaba a ofrecerte la venta de una sortija, comenzando con un precio de S/ 100 y rebajándolas hasta S/ 1; f) Nicula, el recio guardián de ‘balcón’ en el cine Variedades, y que con una vara la ‘aplicaba’ cuando un menor pretendía entrar a una película para mayores, era también conocido con el apelativo ‘Chumbiray’; g) y aquellos dementes simpáticos como el Chiguizo con su terno desgastado, el loquito musical que se ‘colaba’ en las fiestas, y aquel que se ‘sentía’ un automóvil y se desplazaba por las pistas, frenando con los semáforos en ‘rojo; h) don Ruperto Rodríguez ‘Callitas’ y el señor Libau, los libreros de entonces que sabían elegir las mejores obras literarias para ofrecerlas en nuestros hogares, a los cuales visitaban; i) el ‘charro’ Humberto Requena, personaje inolvidable, alcalde de Catacaos y congresista; j) el viejito Guarderas, comerciante de huacos Vicús.

55. Almacenes Santa Cecilia de don Jorge Carrasco en la calle Arequipa.

56. El night club "El Arlequín", por la farmacia San Alfonso, en la Huancavelica, cerca de los Almacenes Romero.

57. "Campitos" y su kiosko de venta de loterías en la calle Tacna, a un costado de la Catedral.

58. El Club de Tiro que fue inaugurado el 27 de julio de 1958, fue un proyecto del Club Grau.

59. Los almacenes Laribeascoa y Balmaceda en la bajada del Puente Viejo

60. La Sociedad Mercantil del Norte

61. El restaurante ‘Tradiciones’ en la cuadra 5 de la calle Ayacucho, casi en esquina con la calle Cuzco, estaba al frente de las viviendas que alquilaba el Grupo Romero. Se convirtió en uno de los restaurantes de nivel en Piura, y competía con ‘La Granja’.

62. Las empresas de transportes ‘Sudamericano’ de Miguel Checa, ubicada en la avenida Grau a la altura de la calle Cuzco. Roggero en la calle Tacna 580 frente a la Plaza de Armas, luego se trasladó a la Av. Bolognesi, cercana al puente que comunicaba con Castilla, y Tepsa, en el óvalo del monumento a Bolognesi, entre las avenidas Bolognesi y Loreto.

63. El ‘Arca de Noé’ de Pepe Siu estaba ubicado en la esquina de la calle Libertad con la avenida Sánchez Cerro, colindando con la plaza Ignacio Merino, y era lugar obligatorio para la compra de golosinas a la salida del colegio Salesianos. Cercano a este el bar restaurante ‘La reina’, era el más antiguo de Piura.

64. El Centro óptico Silva en la avenida Sánchez Cerro, cercano a la avenida Loreto, pionero en este negocio, donde hoy esa zona está poblada de ópticas.

65. La cebichería Mocarro frente al cuartel Grau, en el arenal de la bajada Bolognesi.

66. El restaurante Copacabana en la avenida Bolognesi con Sullana, y el restaurante Terranova en el malecón Eguiguren, frente al río, donde saboreamos las más deliciosas parihuelas, que hoy en Piura casi no existen en la oferta gastronómica.

67. La relojería Rojas estaba en la esquina de las calles Cuzco y Ayacucho, donde hoy se encuentra Ripley, y una cuadra hacia la plaza de Armas, esquina con la calle Ayacucho, la distribuidora del diario ‘El Peruano’.

68. El ‘Moscú’ en el mercado Modelo, donde los trasnochadores y bebedores se dirigían a probar un alimento que les pasase la ‘tranca’ y el sueño. Se llamaba así pues estaba invadido por las moscas.



5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page