top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Fabiola Morales / La pobreza en la capital


Sabemos que nuestro país tiene muchas zonas de pobreza y pobreza extrema, pero erróneamente creemos que los bolsones de necesidad se encuentran en remotos lugares de provincias, lejos de la capital. Si bien, en las últimas décadas, los llamados “conos” han alcanzado mejores niveles de vida, el desarrollo social, deja mucho que desear en distritos de Lima donde los servicios básicos, como el agua, el saneamiento y la electricidad, son nulos; y las necesidades de alimentación y salud, están lejos de ser satisfechas.


Los distritos de Villa El Salvador, San Martín de Porres, San Juan de Miraflores San Juan de Lurigancho y Comas, son de los más vulnerables en lo referente al desarrollo social, con indicadores estructurales que explican el duro golpe que les ha supuesto la actual pandemia del Covid-19; pero que también, incentivan a sus pobladores al comercio informal para ganarse la vida día a día.


El último estudio del Índice de Progreso Social (IPS), aplicado a la situación de estos cinco distritos por CENTRUM-PUCP, ha arrojado resultados preocupantes que es necesario que las autoridades nacionales y locales tomen en cuenta, para atender las necesidades básicas humanas, los fundamentos de bienestar y necesidad de oportunidades de las familias que viven en estos lugares de Lima.


En cuanto a las Necesidades Básicas Humanas, el estudio considera: las necesidades de alimentación, los cuidados básicos de salud, el agua y saneamiento, la vivienda y la seguridad ciudadana. En lo referente a los Fundamentos de Bienestar se mide: el acceso a la educación básica, a la información y comunicaciones, a la salud y bienestar, y a la calidad ambiental. Y en Oportunidades: la atención a los derechos de las personas, el ejercicio de su libertad, la inclusión y el acceso a la educación superior.


En el estudio se destaca que la inseguridad ciudadana y las carencias en el transporte público, son problemas agudos y trasversales a los cinco distritos; en lo referente a Fundamentos de Bienestar, todos alcanzan un nivel bajo; y en cuanto a las Necesidades Básicas, San Martín de Porres alcanzó el nivel medio alto, mientras Villa El Salvador, el nivel medio bajo.


Por otro lado, Comas se distingue, entre ellos, por su mayor nivel educativo; San Juan de Miraflores por el mejor acceso a la educación superior de las mujeres; San Martín de Porres, por el mayor porcentaje de celulares y conexión a internet; San Juan de Lurigancho, en cambio, ofrece un panorama preocupante en lo referente a la salud, con porcentajes altos de personas con enfermedades crónicas, cardiovasculares y cáncer.


Entre los resultados finales analizados en una escala de 0 a 100 puntos, siendo este puntaje el distrito con mayor Progreso Social da como corolario el siguiente: Comas (53.0), San Juan de Miraflores (52.7), San Martín de Porres (51.7), San Juan de Lurigancho (51.1) y Villa El Salvador (44.7 puntos). Resultados que, de acuerdo a los estudios, son consistentes con los obtenidos en investigaciones similares a nivel nacional, en la que ninguna región o ciudad en el Perú logra un progreso social medio o alto (más de 65 puntos).


Somos un país con serias carencias en lo que se refiere al desarrollo social, las mismas que se encuentran en la misma capital, como para que el pesado aparato gubernamental las ignore; pero su ineficiencia es tal que, aún con el número de burócratas, sumados a los de asesores externos, muchos de la talla del conocido Swing no son capaces de ofrecer soluciones a problemas que los tienen frente a los ojos.


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page