top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Fabiola Morales / Crisis de gobernabilidad (1 de 3)


¿Cómo superar la crisis de gobernabilidad?


La falta de gobernabilidad que ha vivido el Perú en estos últimos años, agudizada durante este período (2016-2021), se ha convertido en una crisis sostenida que, no solo ha tenido como protagonistas, a los Poderes Ejecutivo y Legislativo; sino también al Poder Judicial, el Poder Electoral y los poderes fácticos, entre ellos, los medios de comunicación que han jugado un rol fundamental, no siempre apreciado por los ciudadanos distraídos y especialmente, por quienes, parafraseando a Giovanni Sartori, han migrado del “homo sapiens” al “homo videns”, de la persona que piensa al que aprecia la realidad solo a través de imágenes y sonidos.


La crisis de gobernabilidad que, bien podría haberse superado en estas elecciones, no se resuelve; ahora vivimos en zozobra mientras el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), no proclame a uno de los dos candidatos -Pedro Castillo o Keiko Fujimori- quienes, de acuerdo a los resultados de la de segunda vuelta, los separa 44,0580 votos, a favor del primero; pero con un número de más de 1300 actas observadas porque deben evaluar los Jurados Especiales y el JNE.



Los grandes protagonistas

En primer lugar, tanto el Congreso, como el Ejecutivo, que debían haberse entendido a la perfección -ya que ambos poderes recibieron, el 2016, la confianza de la mayoritaria de los ciudadanos que participaban de una ideología de centro derecha que propugna la libertad, la propiedad privada y el libre mercado- se enzarzaron en una lucha que acabó con la renuncia del electo Presidente, Pedro Pablo Kuczynski.


Hechos que se produjeron, porque el Poder Electoral cometió errores y no fue suficientemente transparente, en unas elecciones con final de fotografía; su trabajo no fue prolijo, tanto que dejó dudas en un sector político que, contaba con la mayoría absoluta en el Congreso.


Estas dudas incitaron un enfrentamiento entre el Legislativo y el Ejecutivo que, por falta de una visión de largo plazo de ambos, no supieron o no quisieron, colocar los intereses del país en primer lugar y pasar la página.


Esta crisis desembocó en la Presidencia de Martín Vizcarra, quien llamó a un referéndum inútil, disolvió “fácticamente” el Congreso y convocó a elecciones para remplazarlo con otra Representación que, acabó vacándolo.


El Congreso que juramentó a la segunda Vice Presidenta, Mercedes Araoz, no obtuvo el debido respaldo, por eso recurrió a la sucesión siguiente que recayó en el ex Presidente Manuel Merino; pero siguió la inestabilidad que produjo la violencia en las calles, tan dolorosa, que acabó con dos muertos y heridos. Así se llegó al actual gobierno de “transición y de emergencia” de Francisco Sagasti, quien lo conduce por delegación del Congreso de la República, después de haber sido elegido su Presidente.


Después de esta experiencia, esperamos que se hayan caído varios mitos; porque muchos ignoran el rol del Primer Poder del Estado en la gobernabilidad de un país, del Congreso solo se espera, de manera equivocada, que “haga obras” o sea una maquinita de producción de leyes, de las que tenemos tantas que, no se conocen ni se cumplen.


9 visualizaciones0 comentarios

Коментарі


bottom of page