top of page
  • Foto del escritorFabiola Morales

Fabiola Morales / El maestro Luciano Castillo 



Son muchos los egresados sanmarquinos y de la Universidad San Martin de Porres, ahora abogados y políticos, quienes recuerdan al maestro Luciano Castillo por sus clases magistrales de Economía Política, su disposición al diálogo; pero sobre todo por su coherencia, su probidad y honradez en la vida pública.

 

Nació un día como ayer, 23 de febrero, en La Huaca, distrito de Paita en Piura, fue tres veces candidato a la Presidencia de la República y, durante 25 años, representante de su tierra como diputado y senador de la República.

 

Su férrea defensa humanística por el derecho a la educación de todos, la descentralización, el derecho a las mejores condiciones de trabajo para los obreros del petróleo y el campesinado, han dejado profunda huella de agradecimiento en su tierra. Luciano Castillo Colonna se llama una de las tres subregiones en las que está dividida Piura que tiene como capital Sullana y comprende las provincias de Paita, Ayabaca y Talara que fue creada en 1991, en asamblea celebrada en la Villa de Santa Ana de la Huaca, en honor al centenario de Castillo.

 

Como senador, propició la fundación de universidades a establecerse en Piura, Huancayo e Iquitos para motivar el progreso del conocimiento y el desarrollo económico de las regiones. Fue autor de la ley de creación de la Universidad Nacional de Piura que abrió sus puertas en 1961; tan anhelada por los jóvenes piuranos que por décadas viajaron a Europa o estudiaban en la Universidad Nacional de Trujillo, fundada en 1824.

 

Fue autor de las leyes que crearon los Colegios Nacionales de San Francisco de Paita, de Ayabaca, Huancabamba y diversas provincias del país; asimismo creó los Colegios Agropecuarios, para los hijos de los campesinos y las Escuelas de Música y Arte. Como maestro universitario creyó en la Educación, como el camino seguro para el progreso y la autodeterminación de los ciudadanos frente a cualquier peligro de manipulación y engaño del mal uso del poder a cualquier escala.

 

Después de décadas de su inmolación en la Guerra del Pacífico, Miguel Grau, héroe del milenio, marino y diputado por la provincia de Paita, recibió de Castillo en 1946, uno de los mejores reconocimientos y homenajes: su ascenso póstumo a Almirante, en agradecimiento a su glorioso sacrificio en defensa del buque insigne Huáscar en el Combate de Angamos.

 

En 1930, fundó el Partido Socialista del Perú, alejándose de la ideología Comunista de Mariátegui y de la Social Democracia de Haya de la Torre, con quienes había compartido amistad e inquietudes juveniles por los fuertes vientos de cambio que se vivían por aquella época, tanto en el Perú como en el mundo.

 

Fue uno de los miembros del Congreso Constituyente de 1931 a 1933 que proclamó una nueva Carta Magna, durante el gobierno del también piurano, presidente Luis Sánchez Cerro; pero se abstuvo de firmarla, por estar en contra de la Pena de Muerte.

 

Durante sus largos años de destierro en México, por el entonces presidente Oscar Benavides, fue profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). El ejercicio de la política y de la docencia lo acompañó durante toda su vida, hasta sus últimos años en los que tercamente continuaba sus enseñanzas tanto en la cátedra, como en su local partidario del jirón Azángaro en el Centro de Lima.

 

En épocas convulsas, como las actuales, ojalá podamos rescatar la vida proba y coherente de importantes figuras de la vida pública de nuestro país, como fue la del maestro Luciano Castillo.


 

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page