top of page
  • Foto del escritorFabiola Morales

Fabiola Morales / Los Panamericanos vuelven 



Del 2 al 18 de julio de 2027, se llevarán a cabo, por segunda vez en Lima, los XX Juegos Panamericanos. A la elección de la sede que se llevó a cabo en Miami, asistieron el presidente del Consejo de Ministros, Gustavo Adrianzén; la ministra de Educación, Miriam Ponce y el alcalde de Lima, Rafael López Aliaga; conjuntamente con autoridades del deporte, quienes celebraron la noticia de que 28 países habían vuelto a confiar en nosotros.

 

En la elección pesó, sin duda, el recuerdo de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos que se desarrollaron en Lima en 2019, con el liderazgo de Carlos Neuhaus, calificados por Panam Sport, como los mejores organizados en la historia de estos Juegos, considerado el segundo evento deportivo más importante dentro del circuito olímpico, ocasión en la que el Perú consiguió el noveno lugar en medallas, de 31 participantes; y el décimo lugar en los Parapanamericanos.

 

Lima, ya cuenta con experiencia en esta organización, las grandes obras ya se hicieron, ahora se debe mejorar la infraestructura, pero no se parte desde cero. Entre las decisiones más importantes está el compromiso del gobierno central y la municipalidad de Lima, para llevar a cabo las obras que hacen falta, pero el gasto mayor ya se realizó para los Juegos de 2019.

 

Asimismo, el que se haya fijado como fecha el 2027, constituye un acicate para apurar la culminación de las obras como la línea 2 del Metro, la construcción de nuevas vías y puentes, semaforización, señalización de tránsito, significativo avance en la reconstrucción del centro histórico y la mejora de la seguridad.

 

Estos Juegos son también una oportunidad para mover la economía, con trabajos directos e indirectos. Son cinco las torres que se deben construir y equipar para los deportistas; pero también elaborar la ropa deportiva, los banderines y realizar numerosos trabajos de metalmecánica.

 

Susana Saldaña, dirigente del emporio comercial de Gamarra, recordó en una entrevista, cómo en 2019, los microempresarios pudieron llegar a tiempo, con metas y disciplina, a cumplir con los pedidos de prendas de alta calidad, mediante la modalidad de “núcleos ejecutores”, sin pasar por las grandes licitaciones.

 

Pero, estos Juegos son, sobre todo, una oportunidad para preparar a los deportistas peruanos a fin de que compitan en la mayoría de disciplinas y para que el Estado, como la empresa privada y la academia, diseñen una estructura descentralizada que apueste por la formación de maestros y entrenadores; así como para que se incentive el deporte en los niños y jóvenes desde el colegio, la universidad y los clubes privados o municipales.

 

El deporte mejora la salud, requiere una alimentación sana; pero también forma a la persona, le exige buenos hábitos, puntualidad, disciplina, fortaleza, perseverancia, vivencia de triunfos y fracasos, trabajo en equipo, cumplimiento de metas. Asimismo, aleja a los jóvenes del consumo de drogas, alcohol y de las conductas delictivas.

 

Un dólar invertido en deporte, dicen los especialistas, te ahorra 3 en mala salud y delincuencia. El gran protagonista de los Juegos debe ser el “deportista”, por tanto, para ellos, es que se debe hacer todo el esfuerzo y no tanto para las dirigencias.

 

No falta quienes critican que el Perú invierta en la realización de estos Juegos, afirmando que hay otras prioridades. Sin pensar que, para construir colegios u hospitales, hay presupuesto; si no se construyen es por ineficiencia y corrupción en los distintos niveles de gobierno. Por ahora, vivamos una de las mayores alegrías con entusiasmo, la organización de los XX Juegos Panamericanos.


 

7 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page