top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Juan de Dios Guevara / De Este a Oeste, y viceversa (1 de 2)


Conocí desde joven el Brasil, y realmente me apasionó, por lo que luego de una serie de desarrollos profesionales, pude ser partícipe activo del proceso de integración, como Director Fundador de la Cámara de Comercio Peruano Brasileña- CAPEBRAS, 1987-1989, reelegido 1989-1991, y luego elegido Presidente 1991-1993, y reelegido para el período 1993-1995. Durante mi presidencia luego de un arduo trabajo en el Perú y Brasil, conseguí la que debe ser la primera piedra de estos ejes de integración, al conseguir el compromiso de los gremios empresariales y partidos políticos brasileños, y dentro de ellos el suscrito por el Partido de los Trabajadores el 10 de junio de 1992, para llevarlos adelante. Hecho que lo hicieron realidad con la primera piedra los presidentes Lula y Toledo en 2005.


Como uno de los responsables del acuerdo que se había logrado con los gremios empresariales y grupos políticos brasileños en los inicios de los 90, pensé y seguí reflexionando sobre cómo serían estas carreteras, estos ejes, que consecuencias generarían, cómo hacerlos para que generen los mayores beneficios, cómo darle vida a estos ejes, cómo generar valor a lo largo de los mismos para poder lograr convertir estos ejes en corredores económicos.


Y así fue, que desarrollé experiencias que me permitieran aprender con las mismas sobre el particular, para que estas carreteras sean vías para el progreso y desarrollo de nuestros pueblos. Primero fue crear, elaborar y dirigir el desarrollo del Plan Estratégico de Desarrollo(PED) de la Provincia de Cañete, con la Universidad Nacional Agraria La Molina (UNALM), en alianza con el gobierno local (Municipalidad Provincial de Cañete) y gobierno central (Ministerio de la Presidencia), el cual fue resaltado en la reunión del Programa Bolívar (universidad-empresa) del BID, y por ello en la reunión en Sao Paulo, a fines de los 90, se logró un Protocolo de Intención, con SEBRAE y el Programa Bolívar-BID, para implementar el PED y hacer una ciudad modelo, para replicar a lo largo de los ejes. Tarea pendiente por realizar. Lamentablemente, la crisis política por la corrupción del Gobierno de ese entonces, me obligó a dejar la UNALM y el proyecto. Y como usualmente sucede, cuando un proyecto pierde liderazgo, se diluye.


La otra gran experiencia, que realicé a continuación, fue crear, elaborar y dirigir el proyecto de otorgarle a Barquisimeto-Lara-Venezuela, “450 nuevos empresarios por los 450 años de Barquisimeto”, en alianza con la Alcaldía de Irribarren, Gobernación de Lara, Cámara de Comercio de Lara, Rotary Club de Barquisimeto y universidades de Barquisimeto, mediante un curso de capacitación empresarial, que había tenido la oportunidad de conocer y participar, enseñando en la Universidad de San Marcos (UNMSM), en apoyo a CARE, con el propósito de generar autoempleo entre las clases más necesitadas. Y por ello, elaboré esta experiencia masiva de creación de empresarios, para generar una cultura emprendedora, creadora de valor, para luego así desarrollarla a lo largo de los ejes. Tarea pendiente a implementar a la brevedad.


La idea por su alcance y por las instituciones que convoqué, tuvo aceptación, y sin pensarlo, ni quererlo, me dio protagonismo, que lo tuve que pagar. Debido a que desafortunadamente, el “chavismo” se radicalizó, y esto de promover el emprendedurismo, no fue bien visto, por lo que fui denostado y perseguido, como un casi agente del imperialismo y capitalismo explotador, que me obligó abandonar Venezuela, después del golpe de abril del 2002, con la ayuda del propietario de la Universidad Yacambú, Juan Pedro Pereyra, que gracias a sus relaciones y contactos, hicieron posible mi salida intempestivamente, sólo con la ropa que llevaba puesta, por lo que mis cosas se quedaron por allá.


A mi regreso a Lima, fui invitado a la directiva del nuevo presidente de CAPEBRAS, en ese entonces y hasta la fecha, Miguel Vega Alvear, en donde pude apreciar todo el trabajo que se había continuado haciendo por la integración peruano-brasileña. Trabajo muy positivo, que se traduce en hechos concretos, como el incremento en comercio, servicios, inversiones, infraestructura, así como los destacados road show de inPerú. Pero como seguramente coincidiremos, lejos aún, de todo el potencial por desarrollar.


Por ello, luego de este largo proceso, en dónde he apreciado diferentes iniciativas, con el propósito de dinamizar nuestra integración, pero con resultados distintos, desde algunos muy positivos, a otros que llaman la atención y merecen ser repensados, como que más de 4,000 millones de dólares se hayan invertido por el eje sur, generando sólo un pequeño movimiento comercial. De US$5.2 millones en el 2014, 760% más que en el 2013, lo que amerita una seria reflexión, sobre lo que hay que hacer para que esas proyecciones que ofrecía Odebrecht antes de la construcción de la carretera en el sur, sobre que “cada 7 minutos pasaría un contenedor de 20 TM de carga, ida y vuelta”, (datos preliminares que recuerdo presentaban en sus exposiciones para motivar a que la carretera se hiciera), se hagan realidad.


Y para que ello se haga realidad, se necesita diversas acciones en logística, infraestructura, trámites administrativos, adicional a retomar el sentido del porqué de la integración con Brasil. Ver los beneficios posibles de alcanzar, y dejar que la justicia continúe haciendo lo que debe de hacer, con la corrupción sucedida.


No perdamos de vista el sentido de nuestra bioceanidad, en el centro de Sudamérica


160 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page