top of page
  • Foto del escritorJuan de Dios Guevara

Juan de Dios Guevara / Cero de nota (1 de 2)


En el Perú, te puedes morir de cualquier cosa, menos de aburrimiento. La velocidad de los sucesos y hechos tan disímiles, que ocurren en este país, hace que se tenga tantos temas para analizar y comentar, que resulta difícil, determinar un tema a desarrollar cada semana.


Escoger el tema, entre el déficit hídrico que afectará a varias regiones, por el Niño, o que la humanidad soporta las temperaturas más altas en 125 mil años, o que se haya aprobado el proyecto de ley, pese a la observación del Ejecutivo, que pretende equiparar al concebido con la gestante, limitando aún más el aborto terapéutico, o que el BCRP, pronostique que la economía peruana acumularía su tercer trimestre consecutivo de caída, o que octubre viene mal también, por lo que la recesión sigue complicada, o que los mercados y calificadoras estarán a las expectativas con lo que suceda en el 2024 con el déficit fiscal, o sobre el plan de reactivación económica que ha lanzado el MEF, con la afirmación del Premier de que luego del Fenómeno del Niño, los números despegarán en nuestra economía, sin dimensionar cuan grave pueda resultar este fenómeno climático.


O tratar sobre Human Rights Watch: “El intento de remover a los miembros de la junta es parte de un patrón de acciones de algunos sectores del Congreso para socavar la independencia de otras instituciones democráticas”, exhortando al Congreso a “rechazar el intento de remover a los miembros de la Junta Nacional de Justicia y defender la independencia judicial, el Estado de derecho y la protección de los derechos humanos”, o que el Cardenal Barreto se ratifique: “Este gobierno tiene las manos manchadas de sangre y no merece continuar hasta el 2026”, o que el viaje a la APEP, por la fallida reunión bilateral con el presidente de USA, haya generado renuncias de inmediato, mientras que la muerte de más de 60 compatriotas durante las protestas no ha movido a nadie de sus puestos, lo que deteriora aún más nuestra posición internacional, ante los organismos que velan por los derechos humanos, y debilita en consecuencia, la atracción de inversiones.


O que el pleno del JNE acordó opinar por la no viabilidad del proyecto de Fuerza Popular y APP para anular la obligatoriedad de las primarias abiertas con toda la ciudadanía, por afectar el proceso democrático, o por qué .absolvieron a los Sánchez Paredes (3 hermanos, 1 sobrino y 1 socio) de penas de hasta 28 años de cárcel, del delito de lavado de activos, luego de 15 años de juicio, con una jueza cercana a César Hinostroza, o por qué la Asociación de Jueces por la Democracia considera que el trámite tan veloz de la fiscal a la denuncia de la congresista Chirinos es una «seria amenaza al principio de división de poderes» y «grave afectación a la independencia jurisdiccional».


O sobre quién es el fiscal que abrió investigación contra los magistrados de la sala constitucional que concedió el amparo a la Junta Nacional de Justicia, o cual es la relación entre el Congreso y la Fiscal de la Nación, pero la desesperación por evitar que la sancionen en la JNJ es notoria, y ante todo ello, qué inversión privada va a venir en un país donde el congreso no quiere cumplir una resolución judicial La inseguridad jurídica es total.


O sobre el nuevo viaje de la presidente a USA a la reunión del 15 al 17 de noviembre Cumbre de Líderes del Foro de Cooperación Económica del Asia Pacífico (APEC), autorizado por el Congreso ante la solicitud del nuevo Canciller, que presurosamente borró el contenido de sus redes, antes de juramentar, repitiendo el absurdo de creer que lo escrito en la era digital, se puede borrar, y ahí se ha encontrado que el flamante ministro afirmaba que Dina Boluarte ganó con fraude, que era culpable de varios delitos, que necesitaba atención médica mental , así como también criticó el informe de CIDH tras muertes en el Gobierno de Boluarte. Contradictoriamente rechaza la ideología de género, pero su posición es muy vulnerable, al justificar los ingresos que generan su hija política y su hijo haciendo videos eróticos, noticia que ha sido lo más difundido en redes, ante su nombramiento, y que ahora todos en el Perú y el mundo, la conocen, sin que antes siquiera lo hubiéramos imaginado de este politólogo de derecha, que escribe sus artículos en diarios conservadores.


Esas convicciones que duran hasta el día que se recibe un nombramiento, un pago, un beneficio, hacen mucho daño a los valores de una sociedad. Por eso, la clase política está tan desprestigiada. Un día dicen una cosa, y ante el beneficio que se les viene, al día siguiente dicen otra, lo que resulta muy perjudicial, para la gobernabilidad. La devaluación de la palabra, ha hecho que hoy día en el Perú, nadie crea ni respete a las autoridades. No genera confianza, y sin ella, no hay inversiones. Hay rechazo, y por eso no se les quiere, y se deben ir todos, porque le están haciendo mucho daño al Perú.


Evidentemente con este nombramiento, ya se sabe quiénes son los que gobiernan. No tienen vergüenza. No se ruborizan por las declaraciones de la presidente: «Tenemos delincuencia SI, pero no tenemos guerra como Israel ni tampoco hay terrorismo», y que su hermano “pueda hacer lo que le pegue en gana”. Tampoco les llama la atención que un investigado por lavado de activos, el alcalde de Lima, condecore a otro investigado por lavado de activos, el alcalde de Cajamarca, aquel que de “palanca” de combi, pasó a ser millonario y Secretario General de Fuerza Popular. Tampoco les avergüenza que el líder del partido que llevó a Castillo y Boluarte y a más de 30 congresistas, (ahora no le quedan ni la mitad), que ha hecho la alianza fujicerronista en el Congreso, para quedarse en el poder, ya tenga más de un mes prófugo de la justicia.


Y si de vergüenza hablamos, creo que, ante tanto tema por tratar, trataré sobre el vergonzoso apagón en Matute, que ha dado la vuelta al mundo. Ya el 23-3-21 escribí en mi blog, “La necesidad de volver a ser de primera”, ante la noticia de que el TAS (máximo tribunal deportivo) falló en favor de Alianza Lima, por lo que se quedaba en primera división. El fallo a favor no le daba puntos en mesa, sino hacía que otro equipo por incumplimiento de las reglas establecidas previas al inicio del campeonato, los pierda, dándole la oportunidad, de no bajar a segunda división, cómo sus malos jugadores en la cancha, lo lograron en la temporada 2020.


El reclamo y posterior fallo a favor del demandante, dejó al descubierto, la mala gestión de los dirigentes del fútbol peruano, que aún continúa. Cómo a muchos aficionados, nos llama poderosamente la atención que nuestro campeonato resulte tan diferente al sentido común. En cualquier lugar del mundo el que hace más puntos durante el año, es el campeón nacional, pero acá no lo es.


7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page