top of page
  • Foto del escritorJuan de Dios Guevara

Juan de Dios Guevara / Esto es demasiado (1 de 2) 



La gestión económica del 2023, fue decepcionante, la economía peruana cayó 0,55% (INEI), el peor resultado del Producto Bruto Interno (PBI) en 25 años, sin contar el 2020 de la pandemia. Los sectores servicios, manufactura y construcción fueron los que más contribuyeron a la caída del PBI, fueron seis sectores “en rojo”, la cual hubiese sido más del doble (-1.44%) sin el impulso de la minería.

 

No sólo fue la caída del PBI sino también el incremento de la tasa de pobreza que con alta probabilidad habrá superado el 30%.  Similar a la cifra durante los confinamientos de 2020. Según el Banco Mundial, siete de cada 10 pobres en el Perú viven en las zonas urbanas.

 

Con esos niveles de pobres, difícil salir de la trampa de la pobreza porque a ese 30% de los pobres, se les tiene que dar servicios de salud, educación y transferencias de dinero que lamentablemente no los saca de pobres y lo único que se logra es que cada año haya más pobres.

 

Según últimas encuestas al 76% de los peruanos no le alcanza el dinero para el mes, o sea que casi 8 de cada 10 peruanos, sólo viven para trabajar y poder sobrevivir, en un país tan rico. La pobreza el 2023 ha subido y el 2024 superará el 30% creciendo bajo. Según afirma exministro de Economía y Finanzas, Ismael Benavides, la pobreza volverá a crecer en 2024.

 

El crimen se desborda, y el gobierno no tiene capacidad de reacción, no gobierna, sólo quiere sobrevivir hasta el 2026, con su aliado el Congreso, su antigua “oposición”, que, a pesar del claro rechazo de la población, 9 de cada 10 peruanos no los aprueba, siguen haciendo y deshaciendo el país, para sus propios intereses individuales, sin importarles, ni preocuparles, el interés colectivo de toda la Nación. No se ve, ni se siente gobierno. Falta liderazgo.

 

Perú se ubica en últimos lugares de ranking mundial de ‘Países con los mejores sistemas de salud’. Puesto 80 de 110 países según CeoWorld en su Índice de Atención Médica. Perú pierde 0.7 % de su PBI por incremento de la anemia. Las cifras de anemia en regiones urbanas son alarmantes. Uno de cada dos niños entre 6 y 35 meses padece esta condición, un aumento significativo desde 2021. Conforme los resultados de la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES 2023), la Anemia infantil se ha incrementado en Lima Metropolitana a 34.7% en niños menores de 3 años. Cuatro distritos no cumplieron con compromisos sobre este tema.

 

Seis de cada diez jóvenes busca fugar del país por falta de oportunidades y esta cifra sigue en aumento este 2024.Uno de los síntomas más graves de la crisis que atraviesa el Perú es que los jóvenes no ven futuro en este país y lo mejor que puedan hacer es emigrar.

 

Fuga de talentos se consolida y limita la ocupación formal. El 65% de empresas peruanas tiene problemas para hallar profesionales, pero 60% jóvenes busca migrar en el corto plazo. Empleo en las empresas más grandes se mantiene “en rojo”, y no se ve espacio de mejora.

 

Según último reporte del Barómetro de las Américas, tenemos el último lugar en Sudamérica de satisfacción con el funcionamiento de la democracia. En América Latina, con el (19%) solo superamos a Surinam (13%) y Haití (12%).

 

La inversión privada, que en el Perú significa el 80% de la inversión total, se contrajo (-7.2%) en 2023, su peor resultado en 14 años. Ya en el 2022 había caído (-0.4%) y según el Instituto Peruano de Economía (IPE), si en 2024 no se recupera la confianza empresarial, caería (-1.5%).

 

Por tal razón, S&P (Standard & Poor’s), reconocida clasificadora de riesgo país, rebaja la calificación crediticia de Perú debido a “incertidumbre política que limita el crecimiento” a (BBB-). Con esta calificación, que seguro otras clasificadoras harán lo mismo, nos pone muy cerca, a perder el Grado de Inversión, con lo que tendremos créditos más caros, menos inversiones, más desempleo, más pobreza, más inseguridad, más fuga de talentos.

 

Otro triste logro de nuestra paupérrima clase política, producto de este pésimo sistema electoral, que permite que “cualquiera” pueda ser elegido. No importa que no sepa adonde esté parado, ni que tenga antecedentes judiciales, sólo es necesario haber nacido aquí y tener 25 años. Absurdo total, en una economía del conocimiento en pleno siglo XXI.

 

Tan mal manejan el país, que hay como 2,300 obras paralizadas en el Perú por un valor de S/.26 mil millones de soles. Pero, sin embargo, los gastos en planilla del Estado siguen subiendo. Han subido en un 38% y no se nota ninguna mejora de productividad y competitividad. Encima el salario promedio anual del servidor público supera al del sector privado. 49 mil soles versus 39 mil soles.

 

Y por supuesto, no ingresan a trabajar al Estado los mejores, la gran mayoría que ingresan, es por el clásico “tarjetazo”, las supuestas amantes y familiares, de nuestra irresponsable clase política, tal cómo nos lo informan los medios de comunicación.

 

Es necesaria la Reforma del Estado. El presupuesto de los Ministerios debe reducirse de manera importante. No hay ningún sentido que el Estado sea ineficiente en el uso de recursos públicos en un país en vías de desarrollo y con recesión.

 

Cada año, se descontinúan la mitad de los proyectos presupuestados y se introducen similar número de nuevos proyectos. Se cierra el 1% de proyectos por año, por lo que jamás se cerrarán las brechas, que según dice la presidente, trabajan para ello, y no para las encuestas. Como en el fútbol acerca de los goles. “Cifras son amores y no buenas razones”.


 

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page