top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Juan de Dios Guevara / Mediados del 21 en el siglo 21 (2 de 2)


Tomar conciencia, de que nuestra libertad, será más restringida, ya que cada vez habrá más información sobre nosotros. Los dueños de los datos son los dueños del futuro. Los ricos usarán la biotecnología para pagar mejoras en su cuerpo. Los pobres ya no serán tan necesarios como fuerza de trabajo. Seremos más remplazables y menos necesarios, por los avances de la inteligencia artificial. En el mundo digital los límites de las comunidades y amistades se deteriorarán. Las tecnologías que nos dieron sensación de conexión pueden desconectarnos. La cooperación global es la única esperanza para resolver problemas transnacionales.


Además de toda esa preocupación por nuestro futuro, hay mucho por hacer, ya que tenemos ahora que combatir inmediatamente, la pandemia y reactivar la economía. Recomendable, sería por tanto, olvidarse de los políticos tradicionales, que cuando tuvieron el poder, se dedicaron a la corrupción y a dejar todas las falencias en nuestra sociedad, que ahora las estamos viendo y sufriendo. Está bien proponer, sugerir, sumar, pero no crear un ambiente negativo, de pánico, de miedo, de terror, de división entre peruanos. Sería bueno hacer el ejercicio de pensar en el Perú, conscientes de la realidad, y darse cuenta que más ganamos, si sumamos, qué restamos. Si somos inteligentes, de esta crisis solo saldremos con el esfuerzo y suma de todos, y no con las críticas y resta de muchos.


Debemos pensar en lo que afirma, Robert Shiller, nobel de Economía: “No existe una pandemia, sino dos”, porque aparte de la catástrofe económica, piensa que el miedo de esta pandemia, impacta en nuestro pensamiento y sicología, necesarios para tomar las acciones debidas, las cuales en un entorno negativo, que propician estos amigos “de que todo está mal”, pueden resultar más fuerte que un terremoto, en el sentido de generar preocupación y ansiedad en la gente, por mucho tiempo, restando las posibilidades de recuperación de esta crisis, de la cual , la población peruana está ya bastante cansada de soportarla. Y cuando la población, se cansa, llega al hartazgo y cualquier cosa puede suceder, cómo lo hemos visto a lo largo de la historia. Pensemos.


Creo que este es un momento, para la reconciliación y la unión. Es hora de que todo vuelva a su lugar y renazca la esperanza de hacer un país próspero, justo, en paz y en desarrollo constante, con la activa participación de todos los peruanos, en su construcción. Démosle movilidad a los factores que generan la riqueza, el capital y el trabajo. La pandemia del coronavirus ha restringido esta movilidad, pero también han ayudado a prosperar a algunos negocios, muchos de ellos, pequeños y nuevos. Este es un espacio, para la innovación y la creatividad.


Hay mucho dolor en el Perú, unos 2.5 millones de empleos perdidos, 2 millones de contagiados, 200 mil víctimas a la fecha, empresas quebradas, sueños rotos, deudas, y unas elecciones polarizadas, que ya concluidas, deben dar inicio a un nuevo gobierno, que ansiamos sepa leer los resultados de la misma, en forma moderada, prudente y muchos conocimientos, acorde a la economía del conocimiento que estamos viviendo.


En ese sentido, para movilizar los factores del capital y el trabajo, es necesario dinamizar la economía, por lo que considero vital, hacer una Revolución Cultural Empresarial, que: 1. Promueva la creación de valor, “la empresa es una posibilidad para todos”, por el alto poder de emprendimiento que tienen los peruanos, reconocido en los ránquines internacionales. 2. Capacitándolos, para que desarrollen habilidades duras y habilidades blandas, para poder hacer empresas rentables y sostenibles, en el mundo actual, con planes de negocios factibles y reales. 3. Que se enseñe, para que los empresarios conozcan el sistema crediticio existente en el país, y el menú de opciones que ofrece el sistema y que a su vez se den cuenta, que haciendo finanzas para el desarrollo, muchos productos financieros se pueden desarrollar competitivamente, para hacer factibles los emprendimientos. 4. Brindando Asistencia Técnica a los empresarios, mediante la creación de Centros de Desarrollo Empresarial con Responsabilidad Social y Conciencia Ambiental, en todas las regiones del país


Cómo nuestro mercado, es pequeño en comparación con el mercado mundial, apuntemos hacia el crecimiento hacia afuera, por lo que propongo, que se cree grupos de trabajo público-privados, para cada tratado de libre comercio y alianzas estratégicas, que tenemos suscritos, para desarrollar estrategias comerciales, para cada uno de ellos, y en donde las cámaras de comercio binacionales, con sus socios y los interesados por cada mercado se puedan convocar. Procurar la digitalización de las empresas, haciendo webs acordes al mercado de destino, en el idioma que corresponda, para ofrecer sus productos, y/o obtener la cooperación técnica que requiera para ser parte de su cadena de suministros, o conseguir los joint ventures que se requieran para atraer las inversiones que sean necesarios. Encontrar soluciones a los problemas de logística que se susciten.


Debemos ser bien agresivos, en nuestra conquista de mercados exteriores, ya que ahí se encontrará una gran posibilidad en nuestra reactivación económica, consiguiendo divisas, generando empleo y volviendo más competitivas a nuestras empresas. Hay que priorizar este objetivo de conquista de los mercados internacionales, aprovechando en preparar a su vez a nuevas empresas. El escenario post-cuarentena, debe animar a las pymes a preparar sus productos para exportar.


Las pymes tienen que hacerlo, y si no saben cómo hacerlo, este es el momento de asesorarlas, de crear líneas de crédito y facilidades para que se desarrollen empresas exportadoras competitivas. Conseguir la ayuda financiera y asistencia técnica de los países con que tenemos acuerdos. Van haber oportunidades en las exportaciones y seguramente en las importaciones en productos que sean necesario para un proceso productivo para venta en el mercado interno o para exportar.


El mundo se va recuperando, todos necesitamos del intercambio comercial, porque ello contribuye al bienestar de la humanidad, y por ello están volviendo las rondas de negocios internacionales, y en ellas las pymes tienen la posibilidad de ofrecer sus productos a un potencial cliente y pueden encontrar un producto que puedan comercializar. Además, pueden reunirse con varias empresas del exterior que participan y también pueden hacer negocios con otras empresas del país que tal vez de otra forma no conocerían. La forma del encuentro, no será presencial, como antes, será por internet, pero para eso tenemos que adelantarnos, preparando nuestras ofertas por web, nuestros catálogos con apoyo multimedia.


Aprovechemos lo construido con los TLCs firmados, las oficinas comerciales del Perú en el exterior, y hagamos que las empresas Pymes, aprovechen nuestros beneficios arancelarios obtenidos, en encadenamientos productivos, con otras empresas de la región, que no los tienen.




6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page