top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Juan de Dios Guevara / Somos capaces (2 de 2)


“Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla” Albert Einstein.


Bueno pues, a proponer soluciones, creativas y estratégicas, y a trabajar duro, con una visión clara hacia futuro, de adónde vamos y cómo vamos. Conociendo los objetivos a lograr, nos organizaremos y coordinaremos, bajo una dirección que considere la persona, cómo razón de ser, de todos los esfuerzos alineados a que se cumplan los objetivos trazados, con el respectivo control, para ir haciendo los correctivos necesarios a su debido tiempo.


Aprovechemos nuestras ventajas comparativas y convirtámoslas en ventajas competitivas, con investigación, desarrollo e innovación. Seamos parte del desarrollo más avanzado de la humanidad, e integrémonos con los países más avanzados en cada tema. Seamos creativos, conozcámonos bien, para saber negociar mejor, en una relación permanente de nosotros con el mundo, y el mundo con nosotros, con el principio de ganar-ganar.


Trabajemos el agro, la pesca, la minería, en donde tenemos tantas ventajas, como motor de nuestro desarrollo. Hagamos cadenas de valor. Superada la pandemia, otro motor a encender es el turismo, tenemos tanta historia y presente que mostrar. Por consecuencia, se encenderán motores correlacionados a los citados, cómo la metalmecánica en relación con la minería, manufactura de envases para el comercio global, servicios financieros para apoyo y movimiento de todas las fuerzas productivas, servicios de I+D+i, para el desarrollo tecnológico, que debemos ir adoptando para mejorar nuestra productividad y calidad, continuamente, para mantenernos siempre competitivos, software y Otros servicios y desarrollos, servicios logísticos de apoyo al óptimo flujo de los negocios.


Hagamos una alfabetización digital, para que la transformación digital sea posible. Reformemos el Estado en lo que sea posible, para hacerlo potente en una administración moderna, que brinde una buena salud, educación, transporte, seguridad, justicia, en los ámbitos públicos que le corresponda. Alentemos a la inversión privada, que para estar a tono con la reactivación económica, juegue su rol que le atañe, para lo cual poner las reglas de juego claras y estables es imprescindible.


Si se mantuviera, aproximadamente, la serie histórica de la proporción de inversión total en el Perú, resultaría un 20% del sector público y un 80% del sector privado. Esto es, que si el MEF se ha puesto como meta ejecutar 39,112 millones de soles, en el 2021, el sector privado por lo menos deberá invertir 195,560 millones de soles. O sea, un total de 234,672 millones de soles, que equivalen a unos 65,187 millones de dólares, que a unos 25 mil por puesto de trabajo, serían más de 2.6 millones de puestos de trabajo, y según el sector económico, otros millones más de empleos indirectos. Por lo que bien vale la pena poner un esfuerzo solidario y pensante.


Pero, para que estas cifras se den, las personas serán las protagonistas de todo, por lo que hay que darle su verdadero valor, respetándola, con un comportamiento humano en todas las organizaciones, con un positivo clima laboral, y un compromiso de máxima eficiencia y eficacia.


Y para ello, con la tecnología educativa disponible, hacer una campaña de alfabetización siglo XXI. Un programa de inducción, sobre el Perú ante un mundo globalizado, la sociedad del nuevo Milenio que queremos ser, la mejora de nuestras instituciones, nuestra ubicación geopolítica, la Ética mundial, los grandes retos y desafíos a superar, la educación y la competitividad, el desarrollo sostenible, la identidad nacional, el patrimonio natural y cultural, que incluso en varios casos son de la Humanidad. Democratizar la información y el conocimiento, es necesario para sintonizar mejor.


Y una reflexión, con ejercicio de la misma, sobre la reflexión citada de Albert Einstein, nos ayudará mucho, en este momento de crisis y de esperanza con el inicio de la llegada de las vacunas, que implicará una gran movilización social, una gran unidad nacional, y que con el apoyo de todos los peruanos, nos demostrará que sí somos capaces.


“Los pesimistas tienen razón: sólo los optimistas cambian el curso de las cosas. Cuando hemos identificado una fuerza viva, un dinamismo, una actitud favorable, se vuelve posible no ceder ante el fatalismo. Cuando se ve claramente una acción a seguir, el porvenir parece menos lúgubre”. Bertrand Blanchet


10 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page