top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Juan Escobar / Pobreza, agro e institucionalidad (2 de 2)

En la dirección de revertir la baja integración y cohesión de la institucionalidad agraria, la tarea debe ser retomar el Rol Rector del MIDAGRI. Seguidamente, debe plantearse una nueva forma de organización, ensamblada linealmente en armonía con los nuevos organigramas que las DRAs deben generar. Es necesario construir una nueva división de trabajo, en donde el MIDAGRI asuma el rol de dirección estratégica / control, y las DRAs, la promoción agraria sobre la base de las agencias agrarias. El MIDAGRI debe mantener aquellos servicios de naturaleza indivisible (como la innovación a cargo del INIA).


La línea divisoria y confrontacional entre las DRAs y el MIDAGRI debe desaparecer. Para ello, es necesario construir un modelo de organización concertado e innovador con los gobiernos regionales para eliminar la dualidad, paralelismo y ambivalencia que ha hecho mucho daño a la institucionalidad agraria (trabajo de ingeniería en el ámbito organizacional). Es evidente también que los presupuestos de las DRAs son marginales con respecto a los presupuestos regionales, por lo que urge alinear los recursos de la institucionalidad agraria de los tres niveles para optimizar resultados. Esto debe significar la aplicación de un solo plan agrario y con una sola unidad de gestión por región.


Los sectores de educación y salud han hallado mejores fórmulas de unidad y trabajo con las regiones, a diferencia del MIDAGRI; por lo tanto, urge tomar como ejemplo estas experiencias y construir eficacia. Actualmente, en Cajamarca, Cusco y otras regiones puede encontrarse fácilmente 10 ó 15 planes agrarios, cada uno construido bajo diferentes enfoques y metodologías (SENASA, Agrorural, SERFOR, INIA, Agroideas, ANA, Sierra y Selva Exportadora, PSI, DRA, etc.). Esta situación se ha venido agravando durante años y CEPLAN, como ente rector, no ha hecho el mayor esfuerzo por replantear un modelo de planificación que tenga una trayectoria objetiva: ¿existe algún analista nacional que sustente que este esquema de planificación es el correcto?


En el pasado – sabiendo o no – distintos ministros han modificado al MIDAGRI: cambiaron su nombre, crearon unidades por temas mediáticos, instauraron direcciones sin presupuesto o formaron comisiones por cada circunstancia (más de 450); sin embargo, no se ha realizado esfuerzos para abordar la forma de estructurar al MIDAGRI con las DRAs y municipalidades para lograr un trabajo articulado. Los Comités de Gestión Regional Agraria (CGRA) fueron concebidos como un medio transitorio de coordinación hasta construir un nuevo esquema, no como un fin organizacional.


En base a lo sustentado y a la necesidad de construir una nueva arquitectura organizacional nos preguntamos: ¿Existen razones para que la Dirección Agrícola, la Dirección de Ganadería y Sierra y Selva Exportadora estén separadas? ¿Existen motivos para que las unidades a cargo de desarrollar infraestructura como Agrorural, PSI, Sierra Azul y la Dirección Hidráulica continúen también separadas? Entre otras importantes interrogantes.


Sin embargo, se hace necesario enriquecer y crear nuevas líneas de trabajo: ¿Qué unidad estudia y propone medidas con respecto al cambio climático? ¿Es necesario crear dentro del INIA una unidad de captura tecnológica y así aprovechar los descubrimientos internacionales que vienen cambiando al agro en el mundo? Es necesario dar una mirada profesional a la reorganización de toda la institucionalidad agraria: la tarea va por la senda de unificar, transferir, reducir y reconceptualizar sin adicionar burocracia.


Entre el MIDAGRI y las DRAs, laboran más de 13 mil personas, de las cuales más del 90% trabaja en las ciudades, mientras que las agencias agrarias languidecen o son cerradas por falta de recursos. Si los temas conceptuales, organizativos y estratégicos no se abordan adecuadamente, la institucionalidad agraria no estará en condiciones de asumir los retos del futuro en el sector.


La población agraria es y ha sido resiliente a sucesos históricos. Hoy, preocupa las alarmas sobre la crisis alimentaria, pero estamos seguros de que, incluso con el problema que trae el alza y escasez de insumos y fertilizantes, los productores nuevamente volverán a salir adelante, aún en pobreza. Podrán subir los precios, pero no van a faltar alimentos para nuestra población.


Tenemos condiciones para ser potencia en el agro; la gastronomía y la agroexportación han marcado el camino a seguir. Es necesario innovar en producción y gestión, tanto a nivel del productor como de la institucionalidad agraria. Debemos consumir lo que dice la receta que prescribimos a los pequeños productores: innovación


4 visualizaciones0 comentarios

Commenti


bottom of page