top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Pablo Secada / El virus de las mentiras, inmoralidad e ineptitud


Lo primero con que nos mienten son las muertes.

No son 37,103 (las que reporta el Ministerio de Salud). Tampoco son 51,173 (las que reportan las Direcciones Regionales de Salud). Ni son 88,900 (que reporta el Sistema Nacional de Defunciones). Pueden seguir estos datos y otros en opencovid-peru.com


El INEI reportó 151,690 defunciones el año 2018, último para el que encontré datos. Las muertes SINADEF del 2018 fueron 112,813. Si hacen una regla de tres con los datos del SINADEF, resulta que habrían muerto unas 119,536 personas, 3.2 veces el dato que reportaba Martín Vizcarra y el que ahora comenta la Ministra Mazzetti.


¿Qué les parece? Nos mienten hasta con los muertos.

El gasto per cápita en salud de nuestro país sólo es mayor que el de Bolivia en una comparación que hice con la base de datos de Indicadores del Desarrollo Mundial del Banco Mundial (databank.worldbank.org/.../world-development...). Por lo mismo había que tener una estrategia muy clara. Había que cooperar. En enero el matemático Nicholas Taleb y dos colegas formalizaron su opinión sobre qué enfrentábamos (necsi.edu/systemic-risk-of-pandemic-via-novel...). Enero.


No hubo cooperación. No hay cooperación. El gobierno rechazó la opinión de científicos y médicos que convocó (junto a profesionales poco serios), laboratorios, plantas de oxígeno ofrecidas al costo por el líder de la industria de oxígeno industrial, la app de rastreo que ofreció el gobierno de Singapur y trabajaron Apple y Google que podía habilitar Apple Pay hasta en celulares antiguos, distribución de alimentos por algunas de las mayores empresas de nuestro país y más. Me consta en muchos casos. Hablé con los actores de la tragedia cuando ocurría. No especulo.


En Ruanda donde los Hutus y los Tutsis se mataban a machetazos hace años contuvieron. El Banco Mundial lo ha reportado. En Vietnam universalizaron la seguridad social durante la pandemia. Hay otros ejemplos. Nosotros somos los peores del mundo. Los peores. Incluso con los datos mentirosos, acá ha muerto más gente relativa a la población que en cualquier país del mundo.


Acá pueden seguir cómo van las vacunas: covid-19tracker.milkeninstitute.org. Ahora hay muchos trackers más, en empresas que proveen información financiera ya que muchos productores de vacunas están listados en bolsa, diarios y más.


gatesfoundation.org y gatesnotes.com han explicado cómo son los distintos tipos de vacunas. Y la importancia de las iniciativas globales para distribuirlas equitativamente como Covax, a quienes no les pagamos. Han donado cientos de millones de US$ a estas iniciativas. También hablan mal de él por ayudar.


La vacuna de Oxford es financiada por el estado. Eligieron a Astra Zeneca con el Gobierno por su experiencia usando un proceso de producción parecido. Su vacuna se puede producir en México o Argentina. No necesita una cadena de frío tan compleja para distribuirse. Trabaja con Covax y otras iniciativas para distribuir vacunas equitativamente.


Me dio mucha vergüenza leer a la Ministra cuando tuvieron un contratiempo. Oxford estuvo primera en la “carrera” y tiene las ventajas que resumí. Otras resultan de innovación de empresas privadas. Por eso son más caras. A veces usan procesos que no se pueden replicar en países en desarrollo. O necesitan una cadena de distribución muy fría.


Carlos Neuhaus y Jaime Reusche son personas honestas y profesionales. Carlos fue el responsable de los Panamericanos que se supone eran imposibles y fue pionero con Megaplaza. Jaime es un financista que trabajó en CAF. Ha negociado con contratos como los que tenemos que firmar. Nos ayudó mucho a obtener el grado de inversión. Su hijo es el analista de Moody’s que be Perú y otros países. Es indignante que haya una campaña contra ellos para esconder la ineptitud del gobierno.


Esto es un poco de lo que está pasando. Tienen algunas fuentes para que se formen su opinión. La mía es que inmorales ineptos siguen a cargo. El costo que han impuesto a la sociedad es brutal. Rechazan la cooperación. Rechazaron la cooperación. Y buena parte de los políticos incendian nuestro país para seguir ejerciendo la mafia o llegar al poder. Los otros miramos el espectáculo dantesco.


No voy a callar porque Vizcarra sea popular o le vuelva a convenir a los spin doctors principales de la política. Las cosas como son.


14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page