top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Victor Vasquez Y Jorge Arevalo / La agenda del extremismo (1 de 2)

El Agro entre dos frentes; la violencia extremista y la inacción de gobierno


Presentación

Antes de abordar la agenda del extremismo dejamos constancia que el AGRO como sector social jamás se involucra en actos que lindan con la violencia y el terror como los de estos tiempos; justamente, fueron los miles de campesinos y sus familias, asesinados por las hordas comunistas e izquierdistas del Sendero y MRTA, testigos de esta insania.


Desde la Defensoría del Productor, levantábamos nuestra voz denunciando como desde el gobierno comunista de Pedro Castillo, con complacencia de otros y de sus ministros de agricultura, utilizaban el aparato público no sólo para robar, sino para sembrar mensajes de odio en el campo. El campo y los verdaderos productores, supieron responder con firmeza denunciando las mentiras y corrupción.


Señora Presidente Dina Boluarte, por sus acciones en casi 60 días de gobierno nos preguntamos si usted ¿es continuidad de Pedro Castillo? o ¿de Vizcarra?; el agro tiene y sabe su AGENDA, pero no se puede Dialogar con autoridades y funcionarios causantes de esta crisis, esto parece no entender o no quiere entender señora Presidente.


Desde la Defensoría del Productor, compartimos este análisis y poder entender mejor que y quienes están detrás de toda esta etapa de violencia y actos de terror, cosas que a nuestra gobernante parece poco importarle las millonarias pérdidas que sufrimos los hombres y mujeres del campo.


¿Ilegalidad económica vientre de la subversión?

Deberíamos preguntarnos si es casualidad o simple coincidencia, que el movimiento extremista, se muestre con mayor seguridad y desarrolle actos violentos y de terror deplorables en regiones como Puno, Cuzco, Madre de Dios, Apurímac y Ayacucho, justo donde existe minería ilegal, tráfico ilegal de madera, contrabando y narcotráfico. Cuyas actividades ilegales mueven millones de soles. El gobierno de Pedro Castillo, desde un inicio fue demasiado permisible y con su inacción y complicidad frente a esta economía ilegal pagaba sus apoyos de campaña y alentaba su crecimiento; estas economías ilegales mueven fortuna de más de 25 mil millones anuales; es el poder que socaba y destruye la Democracia y los valores cívicos y las débiles institucionalidades


Penetrar al Estado para escribir su narrativa

El extremismo es en esencia expresión de resentimiento, ya sea individual o como grupo. El Estado se equivocó de cabo a rabo, la derrota militar a Sendero Luminoso se quedó a medio camino, la muestra es la existencia de los narcos terroristas en el VRAEM. Los militantes de sendero en libertad siguieron operando libremente sobre todo en el sector magisterial, metieron sus narices en los textos de educación de nuestros niños y jóvenes, lograron que a policías y militares sean enjuiciados, contando con el apoyo de las Comisiones de Derechos Humanos en el Perú y en el extranjero y ONG nacionales, satélites del exterior, cuyo accionar es destruir la institucionalidad del Estado. En este proceso constructivo de las contradicciones, el cartelizado medio de prensa sometidos a ideologías, pero también a los dineros del Estado, asumieron el encargo de “lavar el cerebro” a las masas sociales y juveniles que desconocieron el terror del extremismo ya vivido. Nuestros jóvenes no tienen ni idea de lo sanguinario que fueron y son Sendero Luminoso y el MRTA.


La agenda social es buen pretexto para el engaño

Como es de esperar, el extremismo presenta demandas inviables, porque su objetivo es presentar a los otros como grupos que no quieren atender sus pedidos. No tiene ni visión de país, y en su actuar no miden las consecuencias, les interesa un pepino como se perjudica la economía de un pequeño, un mediano, o un gran empresario, su meta es el aprovechamiento del momento y la oportunidad para generar el caos, por ello no se puede hablar de propuesta económicas, de medidas sociales, porque no las manejan. Para ellos este es el momento para incendiar la pradera, y han elegido la insurrección como vía para imponer su ideología.


Los rostros invisibles pero conocidos

El extremismo hasta el momento no ha mostrado un rostro, o un grupo que los represente para negociar y es que es una turba con muchas cabezas, que se superponen de acuerdo a las circunstancias. No es un grupo consolidado, ellos van a presionar a los comerciantes a los mercados son delincuentes conocidos, los que extorsionan en pleno bloqueo es otro grupo y un tercer grupo que enfrenta las fuerzas del orden y arma el vandalismo es el más consolidado. Por un tema de necesidad y de supervivencia se toleran. No hay manera de llegar a un acuerdo, porque no van a conversar y si uno de ellos va al dialogo los otros lo desconocen.


No es verdad que cada quien se convoque y la mentira más grande es que cada manifestante se autofinancie, por lo general son grupos internos interesados (economía ilegal y corrupción) y en segundo lugar el dinero viene del extranjero vía las ONGs, a través de proyectos con nombre rimbombantes como “acompañamiento a la participación ciudadana, en un proceso de transición democrática en el Perú” o aquel de los llamados caviares “Derechos y ciudadanía” o aquel otro desde la ONG de ex cura y ex premier de Castillo “ sin limones no hay ceviche”.


Sus muertos justifican para más violencia y terror

Al extremismo le encanta los muertos, es su mejor arma para la agitación y no tienen ningún problema en generarlos, en las protestas de Cajamarca envenenaban las aguas de los riachuelos para matar a las truchas y culpar a las mineras, dijeron que a propósito la minera había volcado la cisterna con mercurio en Choropampa. No debe olvidarse aquella violenta y sangrienta asonada promovida por líderes políticos ligados a la izquierda global todo por tumbarse a un presidente constitucional luego de la vacancia por corrupción de Vizcarra, obvio que estos promotores pusieron en marcha su andamiaje oenegeros y mediático del cartel de la prensa, lograron su propósito y prepararon el camino para el resurgir formal y ahora en democracia del extremismo.


1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page