top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Armando Pillado / Empalidecido

Todo tiene un lado de humor, hasta la muerte. Hace poco hubo que perfeccionar un documento legal testamentario de una persona amiga de alguien que conozco, por si los riesgos en tiempos de Covid 'la alcanzaran'.


La palabra 'deceso' era evitada por la Notaría -un poco fuerte- y entonces me pidió ayuda para buscar reemplazarla, suavizando y poetizando el evento, eludiendo toda traumática brusquedad. Los términos 'el goce de ser llamado a la vera del Señor' o 'fue inevitable que diera aquel temido paso sin retorno' sonaban falsos, positivo el primero y demasiado fatalista, el segundo.


Apareció por ahí un texto de una periodista que hizo un estudio de como dos mil obituarios a lo largo de la historia de EEUU, y en un párrafo comentó que en 1850 'el lenguaje se tornó sensacionalista'. Los fallecidos, dice, eran "removidos del mundo por el Omnipotente Autor de sus días", "esparcidos por el ala del ángel destructor", o "empalidecidos por el todopoderoso Rey del Destino". Le recomendé "'esparcido..." porque así se acordarían de él en un “güevo” de lugares.


Sempiternamente.


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page