top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Carlos Ginocchio / Las palabras malditas 20


26. Marimacho, la RAE lo define como ‘mujer que en su corpulencia o acciones parece hombre’, considerado muy despectivo y usado especialmente en Cuba, Venezuela, y Perú. También agrega acepciones como mujer hombruna, hembra estéril, y en El Salvador, la oveja que en festividades o bodas se mata en los pueblos para celebrar la fiesta. Añade la expresión ‘machorra’, no conocida en el Perú.


En la cultura estadounidense del siglo XIX el término se refería a un código de conducta que permitía a las chicas hacer ejercicio y usar ropa diferente. Debido al estilo alimenticio saludable de las tomboy, el término ganó popularidad durante varios años como una alternativa al código de conducta dominante para las mujeres consideradas femeninas


El artículo ‘El insulto cuyo rastro trató de ser borrado’, publicado en la web del diario ABC, señala que el término marimacho servía antaño para describir únicamente a la hembra fiera, desenvuelta en las cosas de los hombres. En su «Inventario General de Insultos», Pancracio Celdrán describe así a la «mujer que se comporta como un hombre, y que a menudo tiene los gustos de éste, pareciéndolo en su corpulencia y modo de conducirse. Es contracción de María y macho». El médico Pedro Felipe Monlau, escribe en un Diccionario etimológico a mediados del siglo XIX: ‘Hay algunas marimachos, o mujeres hombrunas, de costumbres masculinas, voz ronca; no obstante, el vocablo data de varias siglos atrás. Celdrán señala que ya era utilizado en el siglo XVI, «y poco después por Lope de Vega, en La Serrana de la Vera, donde dice: “Lindo talle, hermosa moza, si marimacho no fuera...”. Aunque hoy en día el apelativo lleve intrínseco un significado muy concreto, no pasaba lo mismo en época pretéritas. «Antaño no poseía la connotación de lesbianismo que hoy conlleva, sino únicamente el de hembra fiera, desenvuelta en las cosas de los hombres, y de aspecto masculino; no parece que se quisiera ir más lejos», puntualiza Celdrán. En la primera mitad del XVIII, Diego de Torres y Villarroel, en la obra Barca de Aqueronte, dice de cierta dama: “Volvióse marimacho y brotó un par de bigotes como un tudesco”. La dificultad de abordar un tema como la homosexualidad femenina, que antaño era tabú, queda reflejada en que apenas hay referencias literarias excesivamente claras sobre la materia. «No se consideraba cosa ofensiva, sino melindres propios del sexo débil a las que, como en casi todo lo que con él se relacionaba, se le concedía poca importancia. Era insultante recordarle a una mujer lo poco femenino de su aspecto, y mentarle los bigotes o los descomunales bíceps», aborda Celdrán.

La web https://es.wiktionary.org/ presenta numerosos sinónimos: ahombrada (mujer muy masculina), arepera (Colombia), bollera (España), bollo, bombero (Rioplatense), cacha (Puerto Rico), cachapa (Venezuela), cachapera (Venezuela y Puerto Rico), camionera (mujer muy masculina), camiona (Chile), changa (Panamá), chito (Perú), cundanga (República Dominicana), fleta (Chile), hueca (Guatemala), levis (México), lela (Chile), lesbi, machona (Perú), machorra (mujer muy masculina, México y España), maría tres cocos (Chile), maricona (Chile), marimacha (Costa Rica, México y Perú), marimacho2(España, Paraguay, Argentina y Chile; mujer muy masculina), pájara (República Dominicana), panadera (como extensión de "pastelera") (Perú), pastelera (Perú), piroba (Colombia), torta, torti (Chile), tortera (Perú, desusado), tortilla tribada o tríbada, tortillera, trola (Rioplatense), waffle (Rioplatense, desusado), zampabollos, y zapatona (México).


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page