top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Carlos Ginocchio / Milagros futboleros


La mayoría de religiones definen ‘Milagro’ como un acontecimiento extraordinario, trascendente, prodigioso, no habitual, con intervención divina, y parte de una revelación, donde es necesaria la fe para que se manifieste.


Nuestro idioma ha extendido su definición más allá de la religión, y la RAE lo define como ‘suceso o cosa rara, extraordinaria, maravillosa, un hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino’; es decir, faculta su utilización en otras materias, como el fútbol, donde los integrantes de un equipo, y algunos en particular, son los dioses que consiguen un resultado impredecible, excepcional, relevante y de consecuencias para una sociedad, incluidos quienes no son favorecidos, y en el caso del ‘deporte rey’, la revelación se produce en el estadio y a través de los medios de prensa.


El fútbol es el deporte más popular del planeta con 4,000 millones de aficionados, según la web consumoteca.com, considerando en su cálculo a seguidores y quienes lo practican. Según la FIFA, la final del Mundial en Rusia 2018, fue seguida por 518 millones televidentes. Escarbando en su historia, he detectado resultados milagrosos.


El milagro del Bernabeu es reciente con la obtención de la Champions 2021-22 por el Real Madrid, sumando su 14° título en estas competencias, y superando abrumadoramente a su más cercano seguidor, el AC Milan, con 7 galardones. Esta ha sido la primera edición en la cual el campeón derrotó a cuatro de los cinco candidatos al título (PSG, Chelsea, Manchester City, Liverpool, sólo faltó el Bayern Münich), atravesando situaciones de terror dignas de Stephen King, y remontando el resultado en los minutos finales de cada encuentro, cuando un apostador calificado no hubiera arriesgado ni en una relación 10 a 1. La ‘Casa Blanca’ no es ajena a los milagros. En la Champions 1976-76 había perdido, como visitante, 4-1 con el Derby County de Inglaterra, y logró clasificarse con un 5-1 a su favor en el Bernabeu. En 1979-80 cayó 2-0 en Glasgow con el Celtic, y revirtió 3-0 en Madrid. En 1986-87 perdió con el Estrella Roja de Yugoeslavia 4-2 para reponerse 2-0 como local. Desenlaces similares se produjeron con el Bayern Münich (1987-1988 y 2001-2002), y con el Wolfsburgo (2015-16)


El milagro de Berna dio lugar a un filme dirigido por Sönke Wortmann en 2003, y se produjo el 4 de julio de 1954 en el Mundial de Suiza. Alemania Occidental y Hungría se enfrentaron en la final, y contra todos los pronósticos, los teutones superaron 3-2 a los magiares, y obtuvieron su primer título, apenas 9 años después del desastre sufrido en la Segunda Guerra Mundial. Hungría era considerado el mejor equipo del planeta con una racha de 33 partidos invicto desde 1950, había ganado el torneo olímpico de 1952, y en la fase de grupos ya había derrotado a los alemanes con una goleada 8-3. Con Brasil y Uruguay eran favoritos al título, y ambos fueron derrotados 4-2, protagonizándose con el Scratch la ‘batalla de Berna’ por la violencia del partido. De Alemania se dudaba pudiera clasificar a los cuartos de final. En la final, Alemania remontó el marcador pues Hungría comenzó ganando 2-0, y era un equipo con jugadores de la talla de Puskas, Kocsis, Czibor, y Hidegkuti. Faltando tres minutos para finalizar el encuentro, Puskas lo empató, pero su gol fue anulado por ‘fuera de juego’ en una decisión polémica. Dicho sea de paso, Hungría en 1954, Holanda 1974, y Brasil 1982, fueron selecciones que no campeonaron, pese a la genialidad de sus integrantes y considerados los mejores del planeta.


El milagro del Maracaná o ‘Maracanazo’ sucedió el 16 de julio de 1950. Uruguay derrotó 2-1 al Brasil y se adjudicó el título mundial, con goles de Schiaffino y Ghiggia, convertidos en héroes. Brasil era favorito y le bastaba un empate para coronarse campeón. El resultado generó 20 suicidios.


Otros resultados milagrosos fueron el campeonato del Leicester en la ‘Premier League’, temporada 2015-2016, cuando habían ascendido recientemente, 130 años después de su fundación, y tras estar al borde del descenso el año anterior. El Montpellier superó al PSG y campeonó en Francia, en la temporada 2011-12, dos años después de ascender a primera división. En 1983, se descarriló el tren en que viajaba a Roma el Hellas Verona, falleciendo 40 personas, pero ningún integrante del equipo, y un año después sería campeón de Italia, por primera y única vez.


En 1992, la Eurocopa excluyó a Yugoeslavia debido a los conflictos que atravesaba, e invitó a Dinamarca que, sin una planilla importante (Laudrup excluido por diferencias con su entrenador) se presentó de emergencia, y obtuvo el título derrotando 2-0 a Alemania en la final. En la temporada 1997-1998 el Kaiserslautern conquistó la Bundesliga, un año después de recuperar la categoría que había perdido en 1996. Deportivo La Coruña en España (1999-2000), la selección de Grecia sorpresivamente se hizo de la Eurocopa 2004, derrotando 1-0 a Portugal. El Nottingham Forest, campeón de la Premier League, en 1979.


En octubre no hay milagros según Oswaldo Reynoso, pero sí en otros meses, y si Dios no es peruano, el Señor de los Milagros lo es, por lo que podemos incluir el empate de Perú con Argentina en 1969, en la ‘Bombonera’, la clasificación a Rusia 2018 tras 36 años de sequía, y esperemos el portento se repita el 13 de junio próximo.


Referencia:

Me he basado en apuntes personales y en información de mediotiempo.com, futbolred.com, esferico.es, colgadosporelfutbol.com


12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page