top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Julio Schiappa Pietra / Un nuevo gobierno cerca del polo sur

Una espectacular toma de mando del Presidente Gabriel Boric, marco el inicio de una nueva era en Chile.


El personaje es un hecho central en este proceso, que duda cabe. Un joven de 36 años, nacido en la Región de Magallanes, el equivalente a (por su distancia geográfica) a Puno en nuestro país. En 11 años llega a la Presidencia en un récord, que revela una gran capacidad de empatía y comunicación con la gente.


Primera virtud, encarnar la juventud y la renovación, en un país, como Chile, donde el cacharro de los líderes refleja la persistencia de los viejos conservadores de izquierda y derecha, cuando la calle pide renovación. No hay la persistencia de los que nunca se jubilan, existente en otros países.


Segunda virtud, una intensa experiencia política, organizativa y de masas. Dos veces diputado, y hombre de trinchera en la revolución con zapatillas, que concluyó eligiendo la primera Asamblea Constituyente del mundo que es paritaria, con participación directa de líderes de la calle e indígenas. Conoce a todo el mundo político chileno, una enorme ventaja para lidiar con un Congreso desfavorable y un sistema empresarial dominado por los duros de siempre. El Presidente Gabriel Boric no haría un papelón olvidándose del primer nombre de Pedro Castillo, en una visita al Perú. Ni hablar.


Tercera virtud: capacidad negociadora. Tiene 37 votos en diputados, una cifra emblemática porque es lo mismo que lo que obtuvo PL en el Perú. Al revés de Constituyente donde las fuerzas de Boric tienen una mayoría en alianza con los independientes y grupos indígenas. De allí la importancia de la negociación, porque el nuevo gobierno afrontará una consulta popular aprobatoria de la nueva Constitución en Julio. Negociación pública y abierta, no repartija y entrega del poder a cambio de apoyo político.


Cuarta virtud del nuevo Presidente: es organizado para gerenciar el Poder. Ha dado disposiciones claves al nombrar un Comité Político para dirigir el gobierno en el marco de una alianza de izquierda formal y con acuerdos por escrito.


Asimismo, ha puesto al frente de un Ministerio de Coordinación Parlamentaria-si, un ministerio- a su hombre de mayor confianza. Y en la dirección del gabinete y del Ministerio del Interior a una líder excepcional, médico y madre que-como su jefe de Campaña- recorrió el país amamantando a su niño recién nacido. No hay gobierno chicha ni pirañitas o corruptos en las esferas del poder. Hay poder republicano.


Una quinta virtud, es respetar la continuidad republicana y de la tradición progresista y de izquierda en Chile. Un acto muy emocionante fue su respetuoso homenaje a Salvador Allende, en la Plaza frente a La Moneda. Estableció de esta manera continuidad con sus herederos, Ricardo Lagos y Michel Bachelet del Partido Socialista, Presidentes de La Concertación, y con el respetado Partido Comunista de Chile, que hoy integra su gobierno. Camila Vallejo, del PC, es hoy su vocera. Notable diferencia con los que olvidaron a Mariátegui, a Barrantes, a Javier Diez Canseco y a Jorge del Prado, en la toma de mando del 28 de Julio.


Nada más, el futuro de Chile es una incógnita, con menos desesperanza que en el Perú.



5 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page