top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Karla Gaviño / Los Contratos y la Cláusula Van Halen


En el mundo de la música son conocidas las historias de artistas que piden desde las cosas más exóticas, hasta las más simples en cada tour o concierto, y lo suelen estipular como parte de las condiciones contractuales (conocidas como “riders”). Una de estas condiciones, llevó a Van Halen a las aulas de Derecho y a cursos de negociación, conocida como la “Cláusula Van Halen”.


Utilizada en décadas pasadas como ejemplo de una condición excéntrica y antojadiza, que aparecía de pronto con el número “Cláusula 126” en el contrato, evidenciando un aparente capricho detallista del aclamado grupo, consistía en exigir que no se encuentre en el backstage ningún M&M´s de color marrón, su incumplimiento daba derecho a la banda a cancelar el concierto, pudiendo cobrar el total de sus honorarios más los costes de producción.


Adicionalmente, el contrato incluía otra mención a estos dulces en la lista de comidas del backstage: “M&M´s (WARNING: ABSOLUTELY NO BROWN ONES)”. Así, el grupo exigía en mayúsculas y subrayado un tazón con estos caramelos, precisando que ninguno debía ser de color marrón. Al venir todos los M&M´s de diferentes colores mezclados y en bolsas cerradas, esto suponía que alguien tenía que personalmente abrirlos, ponerlos en un tazón y retirar todos los de color marrón.


Cuenta la leyenda que, en el año 1982 en un concierto en Colorado, David Lee Roth (el vocalista en aquel entonces y el más renombrado) se acercó a revisar el tazón de M&M´s en el backstage y para sorpresa y disgusto suyo, no habían retirado los marrones. El destrozo que causó su ira, habría generado daños por un valor cercano a US$ 12,000 entre la puerta y el vestuario que rompió, la comida que lanzó, y quizá otras cosas más que encontró a su paso. Pero este costo no fue el único en aquel concierto, pues por problemas de montaje el escenario donde actuó la banda se desmoronó, causando daños por cerca de US$ 80,000. Algunos medios, dicen que esto no ocurrió y es solo una leyenda, pero no discuten la existencia de la cláusula y su importancia para la banda (1).


Sea o no real la historia, para comprender esta cláusula, debemos remontarnos a finales de los 70’s y comienzos de la década de los 80’s, con Van Halen de gira por distintos países, que incluían un show tras otro, sin darle a la banda y a su equipo el tiempo suficiente para montar los escenarios y las escenografías de cada concierto, dejándole esta tarea a la empresa responsable del concierto.


El montaje de los grandes y épicos escenarios, y los requerimientos técnicos con gran cantidad de luces, equipos de sonidos, enchufes y demás, podían ser riesgosos para el grupo, los trabajadores y el público, si se instalaban sin las condiciones de seguridad que Van Halen estipulada, y también podían generar complicaciones técnicas durante el show, pero el tiempo entre un concierto y otro no alcanzaba para revisar al detalle si los organizadores habían cumplido con todos los requisitos. Este aspecto preocupaba a Van Halen, al punto de buscar mecanismos contractuales que obliguen a los contratistas a cumplir los requerimientos técnicos y de seguridad, procurando su comprobación rápidamente.


Es por ello que, los M&M’s eran la forma ingeniosa y rápida de verificar si se leyó adecuadamente el contrato, y si se tuvo cuidado en su aplicación. El desmoronamiento del escenario aquel día, habría comprobado que la técnica de los M&M´s funcionaba.


La explicación de la cláusula la dio el propio David Lee Roth en una entrevista en la última década, señalando que si las empresas fallaban en este aspecto, probablemente habrían fallado en algo más. Esta cláusula era para ellos un indicador de cumplimiento contractual. Ese era el nivel de preocupación y previsión de Van Halen en los preparativos para sus conciertos. Éste aporte trascendió de anécdota de astros del rock, a las aulas de Derecho y negociaciones contractuales.


La historia ha circulado nuevamente con distintos detalles y bemoles por las redes, con ocasión del fallecimiento del gran Eddie Van Halen, a quién desde aquí rendimos un simbólico homenaje con estas líneas.


(1) López Palacios, Iñigo. El país: “Van Halen: ¿qué hay de cierto en la leyenda de los M&M’s marrones?”. Publicado el 07.10.2020 www.elpais.com


275 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page