top of page
  • Foto del escritorAnálisis Efectivo

Manuel Luque / Un planeta por curar y cuidar (2 de 2)


Debemos incorporar en nuestra sociedad mundial la “economía circular”, internalizando en nuestra vida las 3 “R” (Reducir, Reutilizar y Reciclar), para evitar el agotamiento de recursos, no dar la espalda a la naturaleza, a nivel de países y continentes reparar el daño causado al planeta en los últimos dos siglos, remediarlo y curarlo. La buena noticia es que las soluciones y la tecnología existen y cada vez son más asequibles. #UnaSolaTierra es la campaña del Día Mundial del Medio Ambiente 2022 de las Naciones Unidas.


Un medio ambiente al que la humanidad le ha dado la espalda durante más de 200 años y que con la pandemia nos pasó la factura con pago inmediato. Wu Han solo fue el detonante de un globo que explotó por la indiferencia y el consumismo, aun a costa de prácticas que dañan el planeta, olvidando de valorar el ser en lugar del tener. La contaminación acelerada y nuestra irresponsabilidad nos están llevando a un punto de no retorno.


El cambio climático es una realidad lamentable, en 100 años el planeta podría ser inhabitable si permitimos que el efecto invernadero incremente la temperatura media entre 1,5 y 2°C, desapareciendo especies básicas de la cadena trófica, creando aridez, desapareciendo tierras de cultivo, desglaciación e inundaciones, escasez de agua dulce, contaminación biológica.


Escasos recursos de agua dulce y la reducción de la oferta en el mercado de fertilizantes, ponen en riesgo la seguridad alimentaria del planeta y nos exponen a una hambruna universal, a la aridez de suelos y a guerras por posesión de recursos. La emigración masiva a hábitats artificiales en la Luna y en Marte sería una salvación, pero para pocos. Me da mucha pena pronosticar esto, realmente en décadas que propongo y publico soluciones ambientales para el país y para el mundo, me topo con tanta miopía, tanta pusilanimidad e irresponsabilidad en los líderes mundiales, que no se dan cuenta o no quieren darse cuenta a donde están llevando a la humanidad.


El mundo debe hacer cambios drásticos, cambiar la matriz energética a electricidad con energías renovables, sistemas híbridos, el hidrógeno verde y sistemas de transición energética breves, adoptar la electromovilidad (personas, vehículos, trenes, aviones, barcos), la eficiencia energética como un estándar.


Usar la tecnología y la innovación con soluciones para la prevención y para la mitigación del cambio climático. Generar el paradigma de cuidar el planeta desde la escuela para que el futuro ciudadano tenga el cuidado del planeta tatuado en su corazón y en su memoria, como un chip que gobierne su vida. Fomentar en las empresas la ecoeficiencia, es decir consumir menos recursos para el mismo resultado, la eficiencia energética, el uso de materiales y envases reciclables y biodegradables, el cambio a energías renovables, el reuso del agua y de las materias primas que no generen residuos tóxicos. La automatización de procesos para reducir los consumos específicos de recursos.


Nos embarga un enorme pesar por la imperdonable falta de decisiones estrictas de los gobiernos en el mundo, que ceden a las presiones de lobbies e intereses económicos antes que el interés del planeta, permaneciendo con un modelo económico que no da para más y que no adopta ni las 3R's ni la economía circular. La contaminación es una causa y también un efecto de la pobreza del mundo, por ello y mucho más, debemos pensar globalmente, pero mejor aún actuar localmente, nuestro planeta no merece ser destruido ni tratado con irresponsabilidad, pues la factura la pagarían las futuras generaciones.


Referencias:

El autor es Profesor e Investigador de la Facultad de Ingeniería Mecánica, Universidad

Nacional de Ingeniería, Lima, Perú



2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page